Mas exporta a Londres la presión para conseguir un Estado independiente

La Razón
La RazónLa Razón

La Generalitat sigue dando pasos en su campaña independentista y extiende a Londres sus mecanismos de presión. Esta vez el instrumento es el Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña, órgano dependiente de la Generalitat y sostenido básicamente con fondos públicos.

El portal de Transparencia que ha puesto en marcha la Generalitat se limita a precisar que sus recursos económicos dependen de transferencias procedentes del presupuesto del Gobierno autonómico, de las aportaciones de miembros de este órgano, de donativos y subvenciones privadas y de las retribuciones que recibe por sus servicios.

Aquí termina la transparencia, ya que en los Presupuestos en vigor, prorrogados, no aparece cuantificada la cantidad que recibe este órgano «satélite» de la campaña de Artur Mas para promocionar en el exterior la causa de la independencia de Cataluña bajo el acuñado «derecho a decidir».

Esta vez, el Consejo de Diplomacia Pública se ha encargado de incluir el «caso catalán» en unas jornadas sobre procesos de autodeterminación en la Unión Europea (UE), es decir, de colocarlo en el mismo nivel que el caso de Escocia o de Flandes dentro de uno de los seminarios del European Institute del University College London (UCL). Entre los ponentes para sostener la campaña de ERC y de Artur Mas estará el secretario de Asuntos Exteriores y de la Unión Europea de la Generalitat, Roger Albinyana.

El acto tendrá lugar el próximo día 25 de octubre y se presenta como un debate político centrado no sólo en las posibilidades constitucionales existentes en los diferentes estados para una efectiva separación, sino también sobre cuál sería la hipotética situación del futuro Estado en relación con su permanencia en la UE. Entre los invitados para airear en el exterior la causa soberanista estarán también representantes del mundo académico y de los medios de comunicación catalanes, que, entre otras cuestiones, abordarán los esfuerzos desplegados por la Generalitat para sostener la legitimidad de la celebración de un referéndum de autodeterminación. Entre estos «elegidos» están voces que ya se han señalado abiertamente en favor del «derecho a decidir», como el cónsul–general británico en Barcelona Geoff Cowling; el cofundador de la Asamblea Nacional Catalana, y director de la Cátedra de Multilingüismo de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC), Miguel Strubell; y Montserrat Guibernau, catedrática de la Escuela de Políticas y Relaciones Internacionales de la Queen Mary University of London, defensora a ultranza de que se intensifique la tarea diplomática y política de Cataluña en el exterior porque es «imprescindible» para lograr la independencia.

Su tesis es que Cataluña tiene que buscar apoyos políticos dentro y fuera de la Unión Europea para conseguir un Estado propio de pleno derecho porque es «difícil» que la Unión de los 27 reconozca en bloque una Cataluña independiente tras un referéndum.

«No basta con una declaración de independencia. Lo que se necesita es el reconocimiento, porque ésta es la base de las relaciones internacionales en el mundo de hoy», sostiene Guibernau. La catedrática defiende que ahora es el momento «de invertir al máximo» en diplomacia exterior porque ya «se ha internacionalizado la problemática de Cataluña».