Política

Sánchez no ve “ningún obstáculo real” para la abstención de PP y Ciudadanos

El presidente propone una “abstención técnica” y dice cumplir las condiciones que le traslada Rivera

El presidente en funciones ha señalado que las condiciones que Rivera le propone ya se cumplen porque en el Gobierno navarro “defiende la Constitución”

Publicidad

Movimientos de última hora cuando el tiempo se agota para evitar elecciones y para que el Rey certifique si hay agua en la piscina para realizar el encargo a Pedro Sánchez de someterse a la investidura. La maniobra de Albert Rivera de ofrecer una doble abstención de PP y Ciudadanos para sortear las urnas, a cambio de que el PSOE renuncie al apoyo de Bildu en Navarra, se aplique el 155 si Torra incumple la ley y no incrementar la carga impositiva sobre familias y autónomos.

El propio Sánchez ha querido responder a esta oferta asegurando que “no existe ningún obstáculo real” para que PP y Ciudadanos se abstengan. El presidente en funciones ha señalado que las condiciones que Rivera le propone ya se cumplen porque en el Gobierno navarro “defiende la Constitución” y no tiene ningún pacto con Bildu -que se abstuvo en la investidura de María Chivite-.

Publicidad

En lo relativo a Cataluña, Sánchez no cierra la puerta a la aplicación del 155 pero solo en el caso de que la Generalitat vuelva a incumplir la ley y el Estatuto de Autonomía. Sin apriorismos. Sobre los indultos, aseguran que se trata de política ficción porque aún no existe una sentencia ni la petición de ser indultados por los líderes del “procés”, requisito para que se conceda la medida de gracia. En cuanto a las subidas de impuestos, los socialistas remiten a su programa, en el que piden la bajada de impuestos a la clase media.

Publicidad

Fuentes del Gobierno asumen que se trata de una maniobra “tacticista” que no va dirigida a evitar los comicios, si no a recuperar una posición pujante de cara a la campaña electoral. Esto es, se trata de una medida de presión hacia el PP, en lugar de para aliviar al PSOE.

En Ferraz creen que esta disposición de los naranjas “llega demasiado tarde” y desconfían precisamente del momento en el que se tiende la mano. Consideran que el movimiento busca recuperar espacio en la batalla del relato, para no ser acusados en campaña de no haber dado una salida para la “gobernabilidad de España”.

No en vano, el propio Sánchez apelaba esta mañana -antes de conocer la iniciativa- a una “abstención técnica, al menos del PP y de Ciudadanos para que se pudiera facilitar la investidura y formar el Gobierno que necesita nuestro país con un claro eje progresista".

Publicidad

Te puede interesar:

Casado se verá con Rivera esta tarde aunque su propuesta sea para Sánchez

¿Qué papel da al Rey el artículo 99 de la Constitución?

El PP anuncia una moción de censura contra Torra