"Ospa Eguna": Burla con la venia del juez

Los radicales celebraron ayer en Alsasua el acto de humillación a la Guardia Civil después de que la Audiencia Nacional rechazase prohibir el «día del adiós».

Teatrillo abertzale en las calles de la localidad, ayer
Teatrillo abertzale en las calles de la localidad, ayer

Los radicales celebraron ayer en Alsasua el acto de humillación a la Guardia Civil después de que la Audiencia Nacional rechazase prohibir el «día del adiós».

Las calles del municipio navarro de Alsasua volvieron a convertirse ayer en el centro de las burlas e insultos a los agentes de las Guardia Civil. Bajo el nombre de «Ospa Eguna» –cuya traducción podría ser «día del adiós»– se esconde una de los actos más bochornos con autorización cuya finalidad es pedir la salida de la Benemérita de País Vasco y Navarra.

Desde hace ya varios días, varios jóvenes empezaron a concentrarse en la localidad navarra y engalanaron las calles con pósters y carteles llenos de insultos tanto a las fuerzas de seguridad como a los fuerzas democráticas. Así no dudaron en colgar murales en las fachada de la casa cuartel de la Guardia Civil y en el Consistorio en los que se podía leer «fuera». En otra de ellas, los rostros del los representantes de Navarra Suma, Ciudadanos y Vox deseando también su salida de la localidad.

Como si de una localidad fuera de la ley se tratara un grupo, no muy numeroso, se manifestó durante la tarde de ayer por sus calles. De hecho, no dudaron en provocar humo en un coche para simular una pequeña guerra contra las fuerzas del orden en las calles. Además, muchos de los participantes en tan infame acto lo hicieron bajo máscaras o pañuelos que les tapaban el rostro y impedían indenficarlos.

La polémica «celebración» contra la presencia de los miembros de la Benemérita pudo celebrarse después de que la Audiencia Nacional rechazara la suspensión cautelar de la misma -en contra del criterio de la Fiscalía General del Estado- tal y como habían solicitado las asociaciones de víctimas del terrorismo y varios sindicatos policiales. Hay que recordar que esta manifestación se recuperó el año pasado tras cancelarse, en 2017, tras la detención de ocho jóvenes del municipio acusados de agredir a dos agentes de la Guardia Civil y sus parejas.

Por otra parte, en medios políticos se ha subrayado la «incongruencia» de la presidenta del Gobierno Foral, María Chivite, que hace un mes apoyaba junto con su partido, el PSN, una moción de Navarra Suma para que se evitaran actos como el celebrado ayer en Alsasua.

Sin embargo, en manifestaciones posteriores ha venido a justificar que dicho acto contra la presencia de la Guardia Civil tuviera lugar sin prohibiciones, con el argumento de que se había celebrado en otras ocasiones.

Las mismas fuentes señalan esta circunstancia como una prueba más de que Chivite ha convertido a su partido, y por ende al PSOE en su totalidad, en rehén de los antiguos proetarras de EhBildu, como quedó también demostrado en la reciente elección del ayuntamiento de alcalde Huarte, que ha pasado a manos de la formación abertzale.

Se celebra desde 2010 y fue el 3 de septiembre de 2011 cuando se hizo más popular con una polémica pantomima, autorizada por el Ayuntamiento, bajo el título de «El discurso del Rey», en la que decenas de personas desfilaron por las calles de Alsasua disfrazados de guardias civiles.