Prorrogan 2 años la prisión a los procesados por los atentados de Cataluña

El juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama añade dos años más a la prisión preventiva de Driss Oukabir, Mohamed Houli Chemlal y Said Ben Iazza

Driss Oukabir, uno de los acusados, a su salida de las dependencias policiales de Tres Cantos en agosto de 2017
Driss Oukabir, uno de los acusados, a su salida de las dependencias policiales de Tres Cantos en agosto de 2017

José Luis Calama Teixeira, magistrado de la Audiencia Nacional, ha prorrogado este jueves la prisión provisional para los tres terroristas acusados de los atentados de Barcelona y Cambrils de 2017, Driss Oukabir, Mohamed Houli Chemlal y Said Ben Iazza, que causaron 16 muertos y unos 300 heridos. Los acusados llevaban dos años en prisión provisional y tras una vista celebrada hoy en la que las acusaciones y defensas han expresado sus argumentos, el juez ha decidido mantener la pena durante dos años más llegando así al límite legal de la misma.

Los cargos que se les imputan son los de integración en organización terrorista, fabricación, tenencia y depósito de explosivos y estragos en grado de tentativa. La acusación ha respaldado el procesamiento a la vez que han intentado que se les declarara cooperadores en delitos de asesinato consumado aunque no estén acusados de vinculación directa con los asesinatos y los heridos, a pesar de que conocían los preparativos de la célula para cometer actos terroristas. La AVT ha asegurado que durante el juicio, que a falta de diligencias pendientes se calcula que comience el año que viene, tiene previsto acusarles como coautores, apoyándose en que la Sala de lo Penal al resolver estas reclamaciones para ampliar a esos delitos el procesamiento y que consistió en rechazar entrar en el fondo de los recursos para dejar la decisión última al tribunal que los juzgue.

En los últimos meses, el juez ha rechazado que se personen como víctimas una veintena de personas que alegaron padecer secuelas psicológicas derivadas de la masacre y por las que reclamaban una indemnización. La mayor parte de éstas remitieron al juzgado denuncias para que se les tuviera como parte en el procedimiento, pero después de ser examinadas por un médico forense, que no halló relación de causa-efecto, fue rechazada su comparecencia.