MENÚ
martes 20 agosto 2019
09:10
Actualizado

Puigdemont, a sólo 201.000 votos de ERC

En tan sólo dos semanas y sin tan siquiera pisar Cataluña, el ex president ha sido capaz de recortar dramáticamente su distancia electoral con los republicanos.

  • Puigdemont, a sólo 201.000 votos de ERC
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

10 de diciembre de 2017. 15:44h

Comentada
Madrid. 10/12/2017

Los datos del tracking electoral que está realizando en estos días de diciembre NC Report para LA RAZÓN, para publicar la próxima semana, constatan un aumento del trasvase de votantes de la antigua coalición Juntos por el Sí al partido de Puigdemont en detrimento de ERC.

La nueva marca electoral del ex president, Juntos por Cataluña, obtendría a fecha de hoy el 32,5% de los votantes de la antigua JxS. Cuando hace tan sólo dos semanas el porcentaje era del 28,2%. Traducido en número de votos, el partido del ex president ha pasado en quince días de recoger 459.000 votos de los 1.629.000 que recibió JxS , a 530.000 votos.

Pero al mismo tiempo baja la expectativa de ERC. El 26 de noviembre ERC controlaba el 49,9% del voto conseguido en 2015 por JxS. Pero en estos momentos sólo se llevaría el 44,9%. En unos días ha pasado de tener la confianza de 813.000 antiguos votantes de JxS a 731.000. Es un ajuste endógeno, pues la suma de los porcentajes de los ex votantes de JxS que votarían ahora a los partidos de la DUI, incluyendo a CUP, era del 79,4% en noviembre y pasa ahora en diciembre al 79,1%, por lo que los cambios internos sólo están afectando a un fortalecimiento de Puigdemont de 71.000 votos frente a Junqueras (que pierde 82.000) en el seno del independentismo.

Ante esta recuperación nos deberíamos preguntar por cuál es el límite o techo electoral de Puigdemont. Si nos remontamos a las elecciones de 2012, las últimas en las que participó en solitario CiU, el partido de Mas recibió 1.116.000 votos y el 30,7% del voto, mientras que Junqueras consiguió 498.000 votos y el 13,7% del voto. Sumaron 1.614.000 votos, cantidad semejante a los 1.629.000 votos que lograrían tres años más tarde. Por lo tanto Puigemont ha recuperado sólo 530.000, es decir, 586.000 votos menos que Mas. Mientras que Junqueras con sus actuales 731.000 votos supera en 233.000 a los que obtuvo en 2012.

El bloque de la DUI, constituido por ERC, JxC y CUP sólo conservan el 78,5% del voto que recibieron en 2015. El 11,1% marcha a la abstención, el 6,8% a los constitucionalistas, el 2,8% a los comunes y el 0,9% a otros.

Mientras que entre los unionistas la lealtad de su electorado de 2015 es mayor, alcanza en conjunto el 88,2%. También ceden menos votantes a la abstención, el 8,0%. A los indepes ceden mucho menos votos que éstos a los constitucionalistas, sólo el 1,6%. El mismo porcentaje que se transfiere a los comunes y el 0,7% a otros.

Entre los tres partidos independentistas hay también trasvase de votantes interno, aparte de la pugna entre ERC y JxC por los votantes de JxS, se detecta una transferencia del 16,9% del voto de la CUP hacia ERC y del 4,7% al partido del ex president. Mientras que desde la antigua coalición JxS el 1,7% marcha a CUP. A pesar del intercambio de votantes entre ERC y JxC, el tercer socio en el complot separatista, CUP, se muestra ahora más débil que en las anteriores elecciones de 2015.

Esta tendencia se reproduce entre los constitucionalistas, sus dos mayores representantes en Cataluña, Ciudadanos y PSC se fortalecen y el PP retrocede. A estas alturas de la campaña electoral el voto está concentrándose en dos partidos en cada bando. En uno de izquierdas y en otro de derechas, tanto entre los separatistas como entre los constitucionalistas, muestra de la fractura política y social a la que han llevado los independentistas a la región. Es un modelo electoral semejante al belga.

En el lado constitucionalista observamos cómo semana a semana va creciendo en expectativa de voto Ciudadanos y el PSC. Los naranjas catalanes basan su éxito en mantener un altísimo porcentaje de fidelidad electoral entre sus votantes a lo que une la llegada de decenas de miles de votos procedentes del Partido Popular, PSC y nuevos votantes.

Los socialistas, aunque ceden a Ciudadanos cerca de 70.000 votos, logran compensar esta situación con la llegada de muchos más votantes que les hacen finalmente remontar sus resultados de 2017. Estos votos que le llegan vienen principalmente de los votantes más moderados de JxS, de los que recibe un número similar a los que marchan a Ciudadanos. Además los socialistas captan cerca de 60.000 votos a sus socios constitucionalista de Cs y PP y otros 40.000 de los nuevos electores.

Últimas noticias