El «déjà vu» de la «Gürtel»

El presidente comparece mañana en un pleno extraordinario a petición de la oposición. El PNV se une a PSOE y Podemos para forzar las explicaciones de Mariano Rajoy y Ciudadanos se abstiene

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy

El presidente comparece mañana en un pleno extraordinario a petición de la oposición. El PNV se une a PSOE y Podemos para forzar las explicaciones de Mariano Rajoy y Ciudadanos se abstiene.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy comparecerá mañana en Pleno extraordinario para hablar sobre el «caso Gürtel», una sesión que había solicitado el PSOE y Unidos Podemos, por un lado, y Esquerra (ERC) y el PDeCAT por otro, en ambos casos tras la declaración del presidente del PP como testigo en el juicio de la «trama Gürtel» que se desarrolla en la Audiencia Nacional.

La oposición no ha querido perder la oportunidad de desgastar al presidente del Gobierno con un caso que está judicializado y se emplea a fondo en su estrategia de quemar al líder del PP y marcarle como responsable de la presunta financiación ilegal del partido al creer que al final le pasará factura en unas nuevas elecciones.

La justificación de la oposición para convocar el Pleno fue considerar insuficientes las explicaciones que Rajoy ofreció ante el tribunal de «Gürtel» y los partidos reclamaron dar una vuelta con un debate más político sobre la financiación del PP. PNV se sumó a PSOE y Podemos para respaldar estas peticiones lo que decantó la suma de apoyos para que finalmente la Diputación Permanente del Congreso diera luz verde a la comparecencia de Rajoy, que salió adelante entre las protestas del PP. La presidenta del PNV de Vizcaya, Itxaso Atutxa, consideró que la comparecencia del presidente del Gobierno, es «necesaria» porque con su declaración ante los Tribunales «no se aclararon muchas cosas». Además, advirtió de que el PNV no tiene un acuerdo de legislatura con el PP y «sigue siendo oposición y teniendo opinión». El PSOE criticó a Cs e hizo una «reflexión en voz alta» acerca de su compromiso con la regeneración democrática y les afeó que se abstuviera en la votación para forzar esta comparecencia.

Por su parte, el portavoz de los populares en el Congreso, Rafael Hernando, ironizó con el poco interés que, en su opinión, despierta en la sociedad la urgencia de esta comparecencia: «He paseado por las playas y todo el mundo me decía que era urgente que viniera Rajoy».