Rajoy quiere centrar sus debates en TV en el cara a cara con Sánchez

Génova prevé que Iglesias y Rivera lo hagan con su número dos u otros dirigentes

La Razón
La RazónLa Razón

La intención de la dirección del PP es que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sólo participe en los dos «cara a cara» electorales con el líder del PSOE y jefe de la oposición, Pedro Sánchez. Y en los demás debates, elegir ellos sus representantes, desde la «número dos» de la candidatura popular y «ticket electoral» con Rajoy, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, a otros dirigentes nacionales. Éste es el guión con el que trabajan ante las variadas propuestas que ya han llegado a la sede nacional del partido, igual que a las de las otras tres principales alternativas electorales, el PSOE, Ciudadanos y Podemos.

En esta campaña hay una intensa presión para promover los debates a cuatro, entre los representantes de los dos partidos tradicionales y los referentes de los partidos emergentes a los que las encuestas coinciden en atribuir una importante presencia en el próximo Congreso de los Diputados. La posición del PP es que Rajoy se ajuste a los duelos electorales con Sánchez, y variar su representante en los demás debates, atendiendo también a su carácter sectorial, si esto último sirve como justificación para explicar que el portavoz no sea el candidato a La Moncloa.

Ahora habrá que ver cómo evoluciona la negociación con los otros partidos y el margen que éstos dejan para que en los debates a cuatro el representante no sea el presidente del Gobierno, sin obligarles a que la silla se quede vacía. También dependerá del margen que dejen los propios organizadores de los duelos electorales. Ayer el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, se limitó a explicar que el PP no dejará ninguna silla vacía siempre y cuando los organizadores permitan decidir al partido quién es su representante en esos debates. También defendió que en los de carácter sectorial acudan los responsables en la materia, subrayando que Rajoy no tiene el don de la ubicuidad y que gestiona una intensa agenda como jefe del Ejecutivo que tiene que seguir atendiendo aunque se esté en campaña electoral. El portavoz popular también advirtió de que en la dirección no ven positivo un exceso de debate porque la gente acaba «cansada». Y trasladó sus reticencias a que los debates tengan que estar centrados únicamente en los candidatos de PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos. Ellos prefieren que se abran a otras fuerzas políticas que tienen representación parlamentaria. Por otra parte, la dirección del PP insistió ayer de nuevo en la importancia de que se mantenga la unidad de los partidos en la lucha contra el terrorismo yihadista y reclamaron «lealtad» a las demás fuerzas tras los reproches cruzados durante el pasado fin de semana.