La mitad de los españoles no quiere nuevas elecciones y el 32,4% no volvería a votar

Crecen cuatro puntos los socialistas que acusan a Ferraz del bloqueo. La mitad de los españoles no quiere nuevos comicios y más del 30 por ciento no volverá a votar.

Crecen cuatro puntos los socialistas que acusan a Ferraz del bloqueo. La mitad de los españoles no quiere nuevos comicios y más del 30 por ciento no volverá a votar.

El hartazgo es cada vez más fuerte entre los españoles quienes, por un lado, se niegan a tener que volver a las urnas y, por otro, tienen claro quién es el culpable de la situación de bloqueo político que vive el país. Es el resumen que puede hacerse de la última encuesta de NC para LA RAZÓN, de la que se desprende, además, que son cada vez más los votantes socialistas que cargan contra su partido y contra su líder, Pedro Sánchez, por no poner fin a la inestabilidad.

Y es que la mitad de los ciudadanos (48,4 por ciento) no apoya nuevas elecciones el 10 de noviembre y exige que antes del 23 de septiembre haya Gobierno. Es prácticamente el mismo porcentaje que en el sondeo de hace un mes, en el que el rechazo era secundado por un 48,1 por ciento de los encuestados. Y parecida también es la respuesta que dan los españoles según al partido al que voten. Así, los fieles del PSOE son los más reacios a volver a las urnas (87,1 por ciento), frente a los del PP, de los que sólo el 15,7 por ciento rechaza la repetición. En medio, un 83,2 por ciento de seguidores de Unidas Podemos que no quiere elecciones y el 23,4 por ciento de los votantes de Ciudadanos.

No quieren un 10-N ni bloqueo y no dudan en señalar al que creen culpable de llevar al país a nuevos comicios. Por un lado, el 43,7 por ciento de los españoles asegura tajante que el PSOE es el responsable de la parálisis, un porcentaje que ha crecido más de 10 puntos en un mes. Tras los socialistas, para los electores el segundo culpable es Unidas Podemos, pasando del 17,2 por ciento del anterior sondeo al 29,7 actual. De esta forma, critican sus negativas constante y el rechazo a ceder, tanto por parte de Sánchez como de Pablo Iglesias.

Pero igual que crece el número de españoles que, en general, consideran culpable al PSOE, también aumenta entre los votantes del partido de la rosa. Así, si hace un mes el 19,3 por ciento de los que apoyaron a Sánchez culpaba a su propio partido, ahora lo hace el 23,3 por ciento, cuatro puntos más.

Y si el PSOE como formación es culpable del bloqueo, el responsable de que la investidura de Sánchez no saliese adelante sigue siendo, para los españoles, el propio Sánchez. La diferencia es que ahora hay más ciudadanos que piensan así y si en la última encuesta el 38,8 por ciento señalaba al líder de los socialistas, ahora son ya el 49,3 por ciento de los ciudadanos. De nuevo, la opinión de los votantes del PSOE crece en dureza y en un mes esa culpa que un 9,9 por ciento achacaba entonces a su secretario general la secunda ahora el 32,2 por ciento, el triple en sólo un mes.

¿Qué es lo que hizo mal el presidente en funciones? En concreto, para tres de cada cinco españoles (60,6 por ciento) no negoció bien sus apoyos, dos puntos más que hace un mes. En contra, un 23,1 por ciento (uno de cada cuatro) que piensa que lo hizo bien a finales del pasado mes de julio en el primer intento.

Pero, ¿cuál es la solución que plantean para que se acabe la inestabilidad política? Una opción pasa por que el PP se abstenga en la investidura de Sánchez, algo que rechaza el 57,6 por ciento de los encuestados, frente a un 21,5 por ciento, que considera que debería facilitarle las cosas. Unas cifras, en este caso, muy similares a las de hace un mes. Otra opción es que la formación de Albert Rivera se abstenga, lo que no ve con buenos ojos el 52,8 por ciento de los españoles, con un 26,8 por ciento que, por el contrario, se muestra a favor de esa «ayuda».

Por último, otra posibilidad, más remota, es la que pasaría por un gobierno de coalición entre el PP (66 escaños) y Ciudadanos (57) con la abstención de los 123 diputados del PSOE. La mitad de los españoles (48,1 por ciento) la rechaza, frente a un 35,2 por ciento que la ve con buenos ojos.

Eso sí, lo que la mayoría rechaza es que la investidura salga adelante gracias al apoyo de las formaciones independentistas, como ya ocurrió en la moción de censura contra Mariano Rajoy. En concreto, es lo que piensa el 67,4 por ciento de los españoles, aunque hay otro 28,1 por ciento que no tiene problema en que el futuro Gobierno sea elegido con los votos de los secesionistas.

En lo que no hay una opción «ganadora» es en qué debe hacer Sánchez si vuelve a no tener los apoyos necesarios para revalidar su cargo. Y es que hay un 41,8 por ciento de ciudadanos que cree que debería renunciar a ser candidato y otro 40,9 por ciento que considera que no es necesario apartarse. Eso sí, los que consideran que el socialista ha de dar un paso a un lado han crecido 12 puntos en sólo un mes.

Todo este bloqueo y la inseguridad real sobre qué puede ocurrir de aquí al 23 de septiembre, fecha tope para investir a un presidente, hacen que los ciudadanos se muestren algo más prudentes a la hora de pedir al Rey que convoque una nueva ronda de consultas. Así, más de la mitad (el 57,9 por ciento) cree que Felipe VI debería esperar a que haya un acuerdo para una investidura con garantías. Por el contrario, uno de cada cuatro encuestados (26,6 por ciento) reclama que los encuentros con los líderes de los partidos tengan lugar lo antes posible. Los más reacios a la nueva ronda de consultas sin pacto son los votantes del PP (76,9 por ciento), seguidos de los de Podemos (67,3) y los de Ciudadanos (57,7 por ciento). Sólo el 47,5 por ciento de los simpatizantes del PSOE cree que habría que esperar.

Pero, ¿y si finalmente se repiten las elecciones? ¿Qué harían los ciudadanos? Pese al hartazgo, la mayoría volvería a votar. Es lo que afirman dos de cada tres españoles (65,1 por ciento), mientras que el 32,4 por ciento (uno de cada tres) se quedaría en su casa. Por partidos, los votantes de Unidas Podemos son los que más se abstendrían (10,9 por ciento), frente a los del PP, que son los que más votarían (95,9 por ciento).