Política

Romeva da por buenos 68 diputados para consumar la secesión

Junts pel Sí exige un referéndum para renunciar a aplicar la mayoría parlamentaria

El cabeza de lista de Junts pel Si a las elecciones al Parlamento de Cataluña del 27 de septiembre, Raúl Romeva, durante su participación hoy en el desayuno informativo organizado por Fórum Europa
El cabeza de lista de Junts pel Si a las elecciones al Parlamento de Cataluña del 27 de septiembre, Raúl Romeva, durante su participación hoy en el desayuno informativo organizado por Fórum Europa

El debate sobre la legitimidad de proclamar la independencia de Cataluña con la mayoría de los escaños pero sin la mayoría de votos se ha instalado de forma permanente en la campaña de las elecciones al Parlament. A los candidatos de Junts pel Sí y a los de la CUP se les pregunta insistentemente por el asunto para clarificar sus intenciones y, sobre todo, para comprobar si todos dicen lo mismo. Ayer le tocó al cabeza de cartel de Junts pel Sí, Raül Romeva, afrontar el asunto en un desayuno organizado por Nueva Economía Fórum y no titubeó. «Con 68 diputados [la mayoría absoluta del Parlament] se podría iniciar ese proceso», defendió Romeva.

El CIS pronosticó en una encuesta hace cinco días que Junts pel Sí obtendría el 27 de septiembre entre 60 y 61 diputados, mientras que la CUP lograría 8 escaños. Juntos alcanzarían la mayoría absoluta, pero su porcentaje de votos no superaría en el 44 por ciento. «Si se quieren contar votos, que se haga un referéndum y hablamos», retó Romeva. Sólo así, vino a decir, los soberanistas renunciarían a dar por buena la mayoría de diputados para iniciar la secesión.

El propio Artur Mas –presunto candidato a la reelección como presidente de la Generalitat– también ha dejado claro que su intención es inciar el proceso de secesión si existe una mayoría parlamentaria. Por tanto, la única duda es si la CUP avalará estas intenciones, ya que la formación anticapitalista se ha mostrado de partidaria de no hacerlo sin la mayoría de votos.

Romeva, por lo demás, insistió en el argumento de que la independencia de Cataluña es viable y en la idea de que a nadie le interesa de que el hipotético nuevo Estado quede aislado. «¿A quién le interesa política, económica y socialmente una Cataluña fuera de la UE? A Cataluña no, pero a España y a Europa tampoco», afirmó.

Por último, el candidato de Junts pel Sí se mostró convencido de que el proceso de transición hacia una Cataluña independiente será «rápido» porque las estrucuturas de estado ya están diseñadas.