Política

El pesquero español pone rumbo a España sin el permiso del Gobierno

El «Loreto» no podrá entrar en aguas territoriales, salvo que reciba una autorización. El pesquero se encontraba bloqueado frente a las costas de Libia desde hace ocho días con 11 migrantes a bordo

El barco de Open Arms presta ayuda a los inmigrantes del  Nuestra Madre de Loreto/Foto: Ap
El barco de Open Arms presta ayuda a los inmigrantes del Nuestra Madre de Loreto/Foto: Ap

El «Loreto» no podrá entrar en aguas territoriales, salvo que reciba una autorización. El pesquero se encontraba bloqueado frente a las costas de Libia desde hace ocho días con 11 migrantes a bordo.

La tripulación del pesquero español «Nuestra Señora del Loreto» decidió anoche poner rumbo a España, pese a no contar con la autorización del Gobierno de Pedro Sánchez para entrar en aguas territoriales ni para desembarcar a los once migrantes que lleva a bordo desde hace ocho días, cuando rescató a una docena de personas en aguas del Mediterráneo cercanas a Libia.

Fuentes de la ONG Proactiva Open Arms informaron de que la decisión fue tomada por el capitán y por el armador del barco ante la «crítica» situación en la que se encuentra el pesquero español, que continuaba a la deriva, enfrentándose a un temporal y sin un puerto asignado al que poder dirigirse para amarrar.

«Regresan a España con la dignidad de haber rescatado a personas en peligro de muerte y anteponen proteger sus vidas a las consecuencias que este hecho pueda acarrear», escribió Òscar Camps, fundador de la ONG Proactiva Open Arms, en su cuenta de Twitter. El pesquero, cuya base está en Santa Pola (Alicante), se dirige hacia España, pero no podrá entrar en aguas territoriales salvo que reciba la autorización de la Dirección General de la Marina Mercante, dependiente del Ministerio de Fomento. Se encuentra a aproximadamente 800 millas de la ciudad de la Comunidad Valenciana y puede tardar entre cuatro o cinco días en llegar, salvo imprevistos.

El capitán del pesquero español «Nuestra Madre de Loreto», Pascual Durá, había lanzado ayer un desesperado mensaje de socorro a las autoridades españolas para que le ofrecieran una solución urgente tras diez días bloqueado en el Mediterráneo en medio del mal tiempo con los inmigrantes que rescató a bordo. «No puedo estar navegando hacia el norte y hacia el sur, hacia el este y el oeste huyendo del mal tiempo, sin tener una respuesta; no puedo, sin tener un amparo para estas personas».

Hasta ese momento, la única ayuda que había recibido fue la del barco humanitario de la ONG «Open Arms», a pesar de que en la zona se encontraban los buques militares de la «Operación Sofía» de la UE, entre ellos la fragata española «Reina Sofía», informa Efe.

Al respecto de la situación, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dijo ayer que el pesquero tiene que ir al puerto seguro «más próximo». «Antes no había un puerto seguro cercano y ahora sí lo hay. Todos, Gobierno, ciudadanos y barcos privados, estamos sometidos a la Ley Internacional y a la Ley Comunitaria», dijo tras la reunión del G-20 en la ciudad de Buenos Aires (Argentina).

A última hora de la tarde de ayer el portavoz de la Guardia Costera de Libia, coronel Ayub Qasem, explicó que su país se haría cargo de los inmigrantes por razones humanitarias y «en reconocimiento a la labor de España y su cooperación en la formación dada a este cuerpo».