Un guardia civil acaba con un escrache en Barcelona cantando un fandango

Un grupo de independentistas pretendían interrumpir su descanso con una cacerolada

Imagen del agente, asomado al balcón, demostrando todo su talento
Imagen del agente, asomado al balcón, demostrando todo su talento

Los policías y guardias civiles desplazados a Barcelona están sufriendo el acoso de los independentistas, antes incluso de llegar a la Ciudad Condal. A pesar de tener orden de no responder, un guardia civil se la saltó de esta original manera.

Los agentes de la Policía y Guardia Civil desplazados a Barcelona ante el referéndum del próximo 1-O están sufriendo el acoso de los independentistas, antes incluso de llegar a la Ciudad Condal. Al traslado en barcos sin comida, sin cobertura, televisión en incluso sin comida de algunos de los 5.000 agentes, la negativa de los estibadores de Barcelona a dar servicio a los cruceros que los trasladaban, se unen los escraches que han comenzado a sufrir en los lugares en los que se alojan. Es el caso de un guardia civil de Sevilla alojado en un hotel de Calella, que sorprendió a todos desde el balcón de su habitación. Fuera, un grupo de independentistas hacían una cacerolada para impedir que descansaran y el agente respondió de una manera muy singular: No hubo insultos, ni acaloradas discusiones. Todo lo contrario. Salió al balcón y les dedicó un fandango, que provocó las risas de varias de las personas que observaban la escena.

Las instrucciones recibidas por los integrantes de ambos cuerpos era clara. Mantener la calma y no responder a las provocaciones. Pero este agente del GRS Sevilla no pudo resistirse y lo hizo de esta original manera. Los vecinos lo agradecieron porque logró acallar a los manifestantes e, incluso, logró arrancar algún olé entre los presentes.