La FIFA eClub World Cup ya tiene nuevo rey: Complexity Gaming

El equipo de Gareth Bale llevó hasta la ronda de penaltis el partido que acabó decantándose por el equipo americano

Complexity Gaming ha ganado la final de la eClub World Cup contra Ellevens Sports. El pasado fin de semana la celebración del famoso mundial de clubes fue acogido por la ciudad italiana de Milán. La representación española vino de parte de Movistar Riders y DUX Gaming, no obstante, su actuación no trajo alegrías a los aficionados españoles. Ambos equipos acabaron cayendo en fase de grupos siendo los colistas que cerraban la tablilla de clasificación.

La actuación de Jocksan y MaXe fue imparable para todos sus contrincantes. Sin embargo, el equipo de Bale, Ellevens, los llevó pasada la prorroga hasta los penaltis. En el primer partido, el uno contra uno, EthxnH plantó un partido contencioso donde los primeros 35 minutos, el de Complexity, no supo que hacer. Con apenas ocasiones de cara a portería y con una gran falta de presencia en el área rival, la complejidad para avanzar en el marcador se enredaba.

El americano, trató de mejorar el juego dejando correr a Messi y Ronaldo para desbaratar el sistema defensivo del de Ellevens. Hasta pasado el minuto 60 y con un equipo lastrado en lo físico, Joksan no hizo cambios. El remplazo a posteriori hizo que mejorara la estrategia defensiva metiendo a Kanté en el campo. Finalmente, el partido acabó decantándose por Complexity por 2-0 dejando sin opciones al muro del visitante.

El segundo encuentro se jugó en parejas, lo que suponía un mejora en el juego de Ellevens que supo aprovechar la compenetración de su equipo. La velocidad con la que movían el balón y el gol tempranero que marcaron sirvió para que la motivación de Resende y su compañero pusieran el 2-0 antes del descanso. El resultado final acabó más ajustado tras una jugada de Mané que no conseguiría más que maquillar el final del encuentro.

Todo estaba aún por decidir y acabaría en un uno contra uno entre Maxe y Redende. El partido, como muchas de las finales del panorama futbolístico, no se caracterizó por la espectacularidad de las jugadas. Pasaban los 90 minutos y el marcador seguía a cero, nadie conseguía anotar un gol y todo vaticinaba que acabaría en penaltis, y así fue. Tras una prorroga trastabillada por la merma física de los jugadores, ambos equipos se jugaban el todo por el todo en la pena máxima. Finalmente, Maxe conseguía marcar el último penalti haciéndole levantar el título de la competición y llevarse junto a su compañero los 40.000 dólares de premio que suponía llegar hasta tal punto.

Esta competición ha servido como entrante de lo que se va a venir en FIFA este año. Los mejores eventos quedan pendientes de realizarse y todavía queda por delante jugarse la liga nacional, así como buscar jugadores para la selección que participe en la eNations Cup.