Cinco consejos imprescindibles para viajar con bebés en verano

Cada vez existen más establecimientos turísticos “baby-friendly”, pero los medios de transporte y servicios aún dejan mucho que desear

El verano está a la vuelta de la esquina y muchas familias se preparan para afrontar la “aventura” que supone disfrutar de las primeras vacaciones con sus bebés. Para que todo salga perfecto, desde la tienda online para bebés Bebitus ofrecen estos cinco consejos básicos para viajar con bebés en verano.

En el coche, usa siempre un sistema de retención infantil

En todos los desplazamientos en coche, incluso en los trayectos cortos (por ejemplo, bajar a la playa), los niños deben utilizar siempre un sistema de retención infantil homologado y adecuado a su edad. Hasta que el bebé alcance los 75 centímetros, es obligatorio usar una silla de auto colocada en el sentido contrario a la marcha; a partir de esa estatura, se puede optar por una silla a contramarcha o en el sentido de la marcha, preferentemente con anclaje Isofix y siempre puesta en los asientos traseros.

Si viajas en tren, autocar o avión, infórmate de los requisitos

En España, los bebés no pagan billete cuando viajan en tren o autocar, pero tampoco tienen derecho a ocupar asiento. En el caso del avión, abonan una tarifa reducida que es alrededor del 10 % del billete de adulto. Ningún bebé puede viajar en estos medios de transporte sin haber expedido el correspondiente billete, aunque sea gratuito. También conviene consultar las limitaciones para embarcar cochecitos de bebé o equipaje adicional, con el fin de evitar sorpresas en el momento de subir a bordo.

Averigua si tu destino de vacaciones es “baby-friendly”

Cada vez hay más establecimientos “baby-friendly” especialmente pensados para unas vacaciones en familia. De todos modos, la mayoría de hoteles y alojamientos turísticos disponen de cunas y tronas previa solicitud, pero a menudo es más práctico traerse de casa una cuna y trona de viaje propias. También es importante que las instalaciones estén adaptadas para niños (sobre todo la piscina) y es de agradecer que ofrezcan actividades infantiles. Localiza asimismo las farmacias y centros médicos de la zona.

Protege a tu bebé del sol en todo momento

La Asociación Española de Pediatría recomienda no exponer al sol a los menores de 3 años. A partir de esa edad, deben usar siempre protector solar de FPS alto, ropa, sombrero y gafas de sol infantiles, incluso en los días nublados. Hasta el 80 % de los daños por la exposición solar que recibimos durante toda la vida se originan durante la infancia y la adolescencia. También hay que usar sombrilla o capota en el cochecito del bebé durante los paseos, así como instalar lunas tintadas o parasoles en el coche.

Planifica el viaje y los posibles imprevistos

La mejor forma de relajarse al ir de vacaciones con bebés es hacer una buena planificación previa. Esto incluye salir temprano para evitar las horas de más calor, parar cada dos horas para cambiar y refrescar el bebé, meter en el equipaje todo lo necesario (pañales, biberones, leche, cremas, etc.) para no tener que salir en busca de una farmacia de guardia en plena noche en un sitio desconocido, y elegir un destino que permita combinar el descanso con actividades que pueda disfrutar toda la familia.

“Internet se ha convertido en un gran aliado para las familias que viajan con bebés”, destaca Laura Milán, Directora de Marketing de Bebitus. “Permite organizar las vacaciones hasta el último detalle, localizar fácilmente los servicios necesarios en la zona e incluso ahorrarse el exceso de equipaje. En los últimos años, hemos notado que cada vez más madres y padres compran en nuestra tienda online los productos que necesita su bebé para que se los entreguemos en su lugar de vacaciones, donde no siempre encuentran las marcas que les gustan o cuentan con menos facilidades para salir a comprar”.