• 1

Sin azúcar, por favor, que estoy embarazada

Consumimos más azúcar de la que el cuerpo puede procesar. En el embarazo es mejor reducir su ingesta

  • Sin azúcar, por favor, que estoy embarazada
    / GTRES ONLINE

Tiempo de lectura 5 min.

03 de marzo de 2018. 18:39h

Comentada
Gema Lendoiro Madrid. 5/3/2018

ETIQUETAS

Tomamos mucho azúcar. Más de la que imaginamos puesto que muchas veces está presente de manera invisible en muchos alimentos. Por eso es mucho mejor sustituirla por otros productos que nos otorga la naturaleza. Sobre todo si estamos embarazadas.

Tomamos mucho azúcar. Más de la que imaginamos puesto que muchas veces está presente de manera invisible en muchos alimentos. Por eso es mucho mejor sustituirla por otros productos que nos otorga la naturaleza. Así es como siempre indica Cristina Núñez, la directora de Más Natural, un centro de preparación al parto en Madrid, a sus alumnas embarazadas.

“La insulina es una hormona producida por el páncreas para metabolizar la glucosa que ingerimos. Con la edad y el abuso que muchas veces hacemos de este tipo de azúcares, el páncreas se vuelve cada vez más miedoso y las cantidades que produce de insulina mayores, dando como resultado después de la metabolización una bajada de glucosa en sangre por el exceso de insulina que ha producido el páncreas y que no se ha utilizado. Esto nos lleva a la necesidad de volver a ingerirla creando un círculo vicioso”, explica.

Estos desequilibrios pueden dar como resultado tanto estados de hiperglucemia como de hipoglucemia. Cuando se presentan de forma leve pueden ser manejadas por el paciente no requiriendo por tanto asistencia adicional.La hipoglucemia –sostiene Núñez- es relativamente frecuente en los primeros estadíos de la gestación y disminuye bastante a medida que transcurre el embarazo. Se produce cuando la glucosa se gasta con demasiada rapidez, cuando es liberada al torrente sanguíneo con mayor lentitud de lo requerido, o cuando se libera demasiada insulina en el torrente sanguíneo. También puede ocurrir cuando no se ha comido lo suficiente o por un incremento repentino del ejercicio sin compensarlo con una mayor ingesta de alimentos. Algunas veces se desconoce la causa, llamándose hipoglucemia idiopática.

La hiperglucemia ocurre por lo contrario, es decir “cuando la glucosa se gasta lentamente muchas veces por falta de ejercicio o cuando la ingesta de azúcares de asimilación rápida (pancreática) es mayor de lo que el páncreas por sus condiciones especiales es capaz de controlar”. La intolerancia a la glucosa es una condición no tan importante como la diabetes pero sí conviene tenerla en cuenta porque puede preceder a la misma. Consiste en la elevación del azúcar en sangre por encima de lo normal después de la ingesta de alimentos al igual que pasa con la diabetes, solo que no es tan alto y sólo ocurre después de comer y no en ayunas como con ésta. La glucosa no puede ser introducida a las células fácilmente produciendo un mal consumo de energía, aumentando grasa en la sangre y produciendo el páncreas mayor cantidad de insulina en un intento de compensar y mantener el equilibrio metabólico. Es algo bastante común (afecta a una de cada 4 personas en España y casi la mitad de mayores de 60 años), y no hay que preocuparse –explica la experta- pero sí ocuparse para que no vaya a más. Sólo requiere pequeños cambios en nuestros hábitos, tanto respecto a comidas y bebidas como a actividad física.

Sin azúcar, por favor, que estoy embarazada

La directora del centro de preparación al parto que tiene más de 20 años de experiencia reconoce que: “Siempre recomiendo a las embarazadas que, en primer lugar se lean el artículo escrito por el reconocido obstetra Dr. Michel Odent que trata el tema de la glucosa en gestantes de una manera muy interesante que no estamos acostumbrados a escuchar, por otro que dediquen dos o tres períodos de tres cuartos de hora al día para realizar ejercicio de manera moderada, bien dando paseos otablas gimnásticas específicas para embarazadas como las que impartimos en los cursos y por último que reduzcan principalmente los azúcares de asimilación rápida (pancreática) y la proteína de origen animal”.

Por supuesto –afirma- les comento otras alternativas como el arroz integral, las leches de arroz, avena y soja y las melazas de cereales (no siropes, sí melazas) que aportan al organismo azúcares de asimilación lenta (no pancreática). En caso de que se les declare cualquiera de estos desequilibrios de glucosa, “recomiendo comprar un bote por ejemplo de melaza de trigo de la casa Vegetalia y llevarla al endocrino para que nos haga la prueba in situ y valorando los resultados nos diga si es apta para nosotras (mi experiencia es que sí, pero pienso que ha de ser confirmado por el profesional que nos lleva). También tenemos la opción de medírnoslo nosotras con un glucómetro, es bastante sencillo. Así mismo serían óptimos los aguacates porque aportan grasas mono insaturadas de origen vegetal (no animal), tienen un alto contenido en Vit-E, ácido fólico, potasio, además de no contener sal ni colesterol. Y respecto al aporte de proteína –agrega- hay que recordar que tenemos la posibilidad de la que proviene de la soja por ejemplo. También la levadura de cerveza como el germen de trigo son óptimos y las frutas mejor tomarlas en pieza que en zumo. Creo que todos nos beneficiaríamos de seguir estas pequeñas pautas...”

En lugar de azúcar...

En España tenemos el sirope de Agave, de Arce, la Stevia y el Xilitol (procedente del abedul) que son endulzantes naturales con un nivel glucémico muy bajo, “de hecho de los más bajos que se han hallado sin ninguna caloría y sin ninguna contraindicación, como sí tienen la sacarina y el aspartamo”. También son muy útiles como sustitutos del azúcar, “pero claramente pongo por delante la melaza de cereales, cuyos azúcares de asimilación lenta el cuerpo los absorbe lentamente a medida que los necesita, no produciendo picos en la producción de insulina y siendo por tanto tolerados por diabéticos siempre que controlen su ingesta de carbohidratos”, sostienen en Más Natural.

“Incluso se pueden utilizar para regular la glucosa, pero es importante que nuestro especialista los conozca para indicarnos bien. Pero si alguna gestante que lee esto es diabética o tiene diabetes gestacional deberá consultar a su endocrino, nunca tomar decisiones por nuestra cuenta, siempre digo que en caso de estar acudiendo a un especialista, hasta las cosas más naturales las deberemos consultar. Y por último decir que entre los tres endulzantes el más rico en minerales es la melaza de cereales, es tan nutritiva que ha sido llamada el alimento maravilloso”, concluye.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs