Tradición y respeto en el día de “la croqueta”

En el día internacional de la famosa y querida “croqueta”, el reconocido chef español, José de Dios Quevedo contó a La Razón su valor emocional e histórico a nivel internacional

El Cañadío
En Cañadío encandilan las croquetas de chorizo de Potes, en La Bien Aparecida y en La Primera las de lacón con huevo cocido.La Razón (Custom Credit)

Hoy es el día internacional de la famosa y querida “croqueta” y el reconocido chef español, José de Dios Quevedo contó a La Razón el valor emocional e histórico de este tradicional entrante que representa a la gastronomía nacional.

Este 16 de enero es el sexto año que se conmemora a la croqueta a nivel mundial, una receta creada en 1817 por el cocinero francés Marie-Antoine Carême en la Corte de Luis XIV; sin embargo, fue apropiada por la cultura española desde su creación.

Tal como lo define la Real Academia Española, la croqueta es la “porción de masa, generalmente redonda u ovalada, hecha con un picadillo de jamón, carne, pescado, huevo u otros ingredientes, que, ligado con bechamel, se reboza en huevo y pan rallado y se fríe en aceite abundante”.

“Para probar la mejor croqueta hay que estar en España”, afirmó Quevedo, asegurando que nuestro país es el verdadero embajador de la receta.

Según el chef del restaurante “El Cañadío de Madrid”, la croqueta ha pasado por muchos cambios, al ser un recetario sencillo, hoy en día existen cientos de variedades, pero no hay nada como el tradicional.

“La croqueta es una receta para compartir, por eso es tan española, porque los españoles son así, personas que disfrutan el compartir, estar fuera de casa e ir de tapeo en tapeo por los bares de la ciudad”, dijo el especialista en cocina.

Quevedo considera que homenajear este día, es reconocer el valor y la exigencia de la cocina española, además una motivación para el gremio ahora que el sector de la restauración y la hotelería está siendo tan golpeado por la pandemia.

“En medio de las restricciones que siempre están cambiando, el consumidor se ha vuelto más selectivo, ya que al tener poco tiempo para estar fuera, la gente piensa mejor donde quiere gastar su tiempo y dinero”, aseveró.

En este sentido, el Grupo Cañadío de Cantabria, ha apostado por mantener en sus restaurantes el estilo tradicional de la gastronomía de España, ya que confían al pleno en el consumo nacional, el que ha sido “constante y comprometido” todo este año.

A juicio de Quevedo, la gastronomía española merece respeto, porque por medio de la comida se cuenta una gran historia, y al ser una nación multicultural, hay miles de relatos por difundir en cada parte del país, del sur al norte y de este a oeste, cada una, igual de interesante y sabrosa.

Si bien la croqueta es un ícono de la cocina española, es un aperitivo que no ha viajado mucho a nivel internacional, ya que es una receta casera, “se tiene que hacer al momento para que este perfecta”, aseguró.

Hoy en día la croqueta se ha presentado de forma vanguardista en muchos lugares, pero su forma, el bañado y sobretodo la esencia, siempre será la misma.

El grupo Cañadío de España fue fundado por los cántabros Paco Quirós y Carlos, su primer restaurante “Cañadío” se inauguró en 1981, desde entonces, ha ido añadiendo varios otros establecimientos más por todo el país, como resultado, la marca hoy en día es considerada una de las más importantes líneas de hostelería del país.