Toni Sarrión, la pasión por la bobal

Quincha Corral 2016, de Bodegas Mustiguillo. 
D.O: Pago el Terrerazo.
Quincha Corral 2016, de Bodegas Mustiguillo. D.O: Pago el Terrerazo.La Razón

Las historias de los bodegueros son también las de personajes que recrean su vida cuando son tocados por la pasión del vino. Toni Sarrión, natural de la valenciana Requena, después de haber vagabundeado profesionalmente volvió a la finca familiar y sintió la llamada enológica. Indagó los secretos del vino y llegó al eureka de que lo autóctono es si no lo mejor, sí lo diferente. Y apareció la uva bobal para que el precursor que es Sarrión dejara expresar la tipicidad y la mucha carga frutal. Como estandarte uno de esos vinos que se califican como de culto. Quincha Corral es pura concentración, madurez, hondura y seriedad. De pequeñas parcelas, seleccionados racimos con las propias manos del bodeguero, se logra un tinto de gran expresión y riqueza de matices. Entre los iniciados se habla de un vino top que no deja de ser algo de mercadotecnia, pero que no oculta la visión que ha hecho de esta bodega un pago único, y un santuario para esa casta mediterránea y rumbosa como es la bobal.

Bodegas: Mustiguillo.

Nombre: Quincha Corral 2016.

D.O: Pago el Terrerazo.

Precio: 79 euros.

Web: www.bodegamustiguillo.com