El doble perdón de Olga Moreno: “Si una mujer me trae pruebas, ya veremos”

La pareja atraviesa por un momento difícil marcado por las presuntas infidelidades de Antonio David

Hay mujeres a las que les cuesta aceptar las aventuras extramatrimoniales de sus maridos, que se ponen una venda y se apuntan al dicho «ojos que no ven, corazón que no siente». Ese podría ser el caso de Olga Moreno, esposa de Antonio David Flores, quien a pesar de las acusaciones de presuntas infidelidades de su marido asegura que «no hay crisis en nuestro matrimonio, nos queremos y nadie va a destruir veinte años de relación».

Pero en conversación con un conocido periodista reconoce que «si alguna mujer trae pruebas suficientes que demuestren que mi marido me es infiel, me sentaré a hablar seriamente con él y ya veremos». Su marido reconoce que su relación «no es la misma ahora que hace diez días. Ya no hablamos como antes... Lo que no es cierto es que, tal y como han dicho, Olga y yo sufriéramos una crisis antes del confinamiento. En veinte años nunca hemos atravesado un bache ni hemos estado al borde de la ruptura».

Echando mano a la hemeroteca aparece otro episodio reconocido por Antonio David de infidelidad a Olga cuando eran novios. Aquella falta de respeto le costó una separación, pero tiempo después llegó el perdón y la reconciliación. Y la boda. Fue su primer perdón a una situación que otras no habrían pasado por alto. Y ahora, por lo que se ve, llega el segundo.

Olga está muy enamorada de su esposo, con el que tiene una hija, y bajo su mismo techo viven los dos hijos que Antonio tuvo con Rocío Carrasco. Forman una familia feliz, su unión parece indestructible, pero alguien está moviendo los hilos para que salgan a la palestra esas mujeres que en las últimas dos semanas intentan romper los cimientos matrimoniales de la pareja.

El caso más creíble, amparado en un Polideluxe es el de la ex azafata de vuelo y relaciones públicas Isabel Ávila, a la que la «máquina de la verdad» dio la razón en todas sus respuestas. Habría que remontarse a 2010. Si el aparato no «miente» Isabel vivió noches de pasión tan intensas con el tertuliano que llegaron a mantener cinco relaciones íntimas en apenas tres horas y que ha recibido amenazas para ocultar esta historia». La cara de Flores era un poema cada vez que el poli le quitaba la razón.

Al día siguiente, Olga ya le pidió explicaciones. Fue una conversación lo suficientemente tensa como para que pensara que las infidelidades durante el noviazgo se repitieron en el matrimonio. Pero a Isabel se unían otros nombres la misma semana. El primero, el de Marta Riesco, la reportera del programa de Ana Rosa Quintana, que fue Miss Segovia y, dicen, amiga especial del futbolista Benzema.Unas imágenes le mostraban junto a Antonio en una discoteca, y se veía que éste se mostraba muy cariñoso con ella. Ante la avalancha de comentarios, salió al paso con un «somos amigos y compañeros de cadena. No hay nada más». A los dos días, Marta y su amigo y compañero, eran fotografiados juntos en una calle madrileña. Pero no era una cita, sino un tema profesional. A la reportera le enviaron de su programa para que entrevistara al colaborador de «Sálvame», quien hacía una visita a un bufete de abogados, ante la nueva demanda de Rocío Carrasco, quien le reclama 120.000 euros por acusarla de ser «mala madre» hace cuatro años. A lo anterior hay que sumar más testimonios de mujeres en contra de Flores. La más rotunda fue la filipina Malú Sebastián, quien aseguró en «Sálvame» que ha mantenido relaciones íntimas intermitentes con el tertuliano a lo largo de tres años: «Hemos quedado cinco veces, e intimamos en tres ocasiones». Él se defiende con un «no la conozco de nada y la voy a demandar». Si la asiática no miente, el idilio fue entre 2011 y 2013.

Suma y sigue. De su etapa como asesor en «Mujeres y hombres y viceversa» surgen nuevas chicas que recuerdan «lo ligón que era. Flirteaba con unas y otras, le gustaba ir de seductor». La ex mujer del futbolista Jesé, jugador del PSG da a entender que «intentó flirtear conmigo, era muy picarón», y lo mismo cuenta B.M. , que añade que «me tiraba los tejos en el plató». Y otra, que se mantiene anónima, admite que «en 2011 mantuvimos relaciones íntimas en varias ocasiones en su casa de San Sebastián de los Reyes».

Volviendo a la hemeroteca nos encontramos con unas declaraciones de la ex gran hermana, Patricia Ledesma, quien en una entrevista televisiva en 2004 facilitaba más nombres de una lista de presuntas conquistas que parece interminable. «Antonio David ha estado con una chica muy simpática que se llama Sonsoles, y con otras, Carmen, Lola y Maite. Y si no cuentan sus historias con él es porque le tienen miedo». Más escandalosas fueron las palabras de Nuria Bermúdez en 2000 cuando confesó que vivió una tórrida relación de dos meses con el ex guardia, antes de que se ennoviara con Olga.

Una fuente cercana a Olga Moreno asegura que ella «lo está pasando mal. Sufre por la repercusión que puede tener todo esto en su hija Lola y en los dos hijos de su marido, Rocío y David».

Antonio David admite que «Olga y yo estamos muy molestos con la aparición de esas señoras que pretenden desestabilizar nuestro matrimonio. Espero que no me salgan más “muertos” del armario. Porque parece que hay un autobús lleno de ellas en el parking de Mediaset. Es uno de mis peores momentos en televisión, por mí y por mi mujer. En casa no se está pasando bien y me causa mucho dolor. Pero llevo la armadura puesta y estas cosas no pueden conmigo».