La Justicia reconoce a Delphine Böel como princesa de Bélgica

Además, tiene derecho a utilizar el apellido familiar, Sajonia-Coburgo-Gotha.

Delphine Böel, la escultora de 52 años que llevaba años batallando legalmente para ser reconocida como hija legítima del rey emérito Alberto II de Bélgica, se convirtió ayer oficialmente en princesa.

Así lo ha dictaminado el Tribunal de apelación de Bruselas en una sentencia esperada, después de que en enero pasado una prueba de ADN confirmara la filiación con el monarca. A partir de hoy Delphine podrá también utilizar el apellido familiar, Sajonia-Coburgo-Gotha, según confirmó el jueves a la agencia de noticias Belga el abogado de la artista, Marc Uyttendaele.

Böel nació fruto de la relación que su madre, Sibylle de Sélys Longchamps mantuvo en los años sesenta con el entonces príncipe Alberto.