La última provocación de Esther Doña a los hijos del Marqués de Griñón

Utiliza en su Instagram los títulos de su difunto marido presentándose como Marquesa viuda de Griñón y

A Dios rogando y con el mazo dando. Este refrán popular y castizo define a la perfección la actitud que mantiene Esther Doña que dolida por el vacío social que, tras la muerte de su esposo, recibe de la familia de su difunto marido en especial y, en general, de la jet set y la aristocracia que antes frecuentaba, se ha tomado la justicia por su mano.

Las últimas y aparentemente conciliadoras declaraciones de la socialité hacia Tamara Falcó, la más mediática de los hijos del que fuera su marido, realizadas días después de que Isabel Preysler se manifestara sobre el hecho de que ninguno de los Falcó hubieran dado el pésame a Doña, parecían haber calmado las aguas entre la última esposa del Marqués y sus herederos.

Por eso nadie esperaba que la viuda de Carlos Falcó, a la chita callando y a través de sus redes sociales, decidiera enarbolar los títulos que como viuda le corresponden para revestir su perfil social de sangre azul, consiguiendo notoriedad pública y más seguidores. Un desafío a los hermanos Falcó cuando éstos se encuentran inmersos en el procedimiento legal ordinario para poder utilizar los títulos que su padre les legó y que, hasta que los trámites burocráticos no concluyan aún no pueden utilizar.

Esther Doña incluye los títulos nobiliarios en su Instagram coincidiendo con la solicitud formal de Tamara del marquesado de Griñón

Quizás por ese motivo y justo cuando se conoce que Tamara Falcó acaba de solicitar formalmente el título de Marquesa de Griñón, que su padre ostentaba desde los 16 años, Esther Doña ha añadido a su perfil oficial de Instagram, en su condición de viuda, los títulos de Marquesa viuda de Castel-Moncayo y Marquesa viuda de Griñón.

El Marqués de Griñón, sorpresivamente, dispuso en sus últimas voluntades que su título más popular lo heredara la hija que tuvo con Isabel Preysler. Su deseo ha sido respetado por sus cinco hijos y Tamara Falcó se siente muy orgullosa y agradecida por esta distinción.

Carlos Falcó aristócrata y empresario, falleció a los 83 años a causa del coronavirus, enfermedad que también afectó a su esposa, aunque no letalmente. Además del marquesado de Griñón, era marqués de Castel-Moncayo, título que lleva aparejada Grandeza de España, y que heredó su primogénito, Manuel Falcó.