José María Íñigo: la Justicia reconoce que murió por el amianto de RTVE

El amianto se utiliza para el acondicionamiento acústico de los estudios

La justicia reconoce que el fallecimiento de José María Íñigo fue por enfermedad profesional La reciente Sentencia dictada por el Juzgado de lo Social nº 2 de Madrid, ha declarado que la pensión de viudedad reconocida a la viuda de José Mª Íñigo deriva de una enfermedad profesional. De esta forma queda acreditado que en los estudios de Radio Televisión Española había amianto ya que, para dotarles de un alto nivel de acondicionamiento acústico, se recurrió a un aislamiento proyectado de fácil utilización y sin limitaciones de distribución, tal y como es el amianto y, al ser un material friable es susceptible de liberar fibras como consecuencia de choques, vibraciones o movimientos de aire a diferencia de los no friables que no desprenden fibras sin la acción de máquinas o herramientas.

jose maria iñigo  periodista de tve
jose maria iñigo periodista de tve FOTO: RTVE la razon

En este caso, debido a las vibraciones de actuaciones musicales, aplausos, gritos del público, etc, el material se deteriora y suelta fibras de amianto al ambiente estando expuestos, no solo los trabajadores con profesiones ligadas a la exposición al amianto, si no, presentadores, directores, incluso el público asistente a los programas.

El presentador trabajó intermitentemente para RTVE desde 1974 en programas tan emblemáticos como “Directísimo”, “Fantástico” y “Estudio Abierto” entre otros muchos pasando largas e intensas jornadas de trabajo. Prueba de la exposición al amianto que sufrió Íñigo es que en 2016 se le diagnostica mesotelioma maligno epiteloide, enfermedad que puede estar latente entre 20 y 40 años desde que se inició la exposición, habiendo sido esta normalmente intensa, falleciendo el 5 de mayo de 2018.