Rocío Carrasco, el amor por encima de la sangre

Pedro Carrasco nunca se fió de las parejas de su hija y Rociíto siempre antepuso su amor por Antonio David Flores y Fidel al de su padre. El boxeador murió sin hablarse con su única hija.

Raquel Mosquera, Pedro Carrasco y su hija Rocío
Raquel Mosquera, Pedro Carrasco y su hija Rocío

Desde que diera inicio la emisión del documental con el que Rocío Carrasco ha expuesto su vida al público, la hija de Rocío Jurado y Pedro Carrasco ha dejado ver que la relación con sus padres nunca fue fácil. Criada entre algodones y sufriendo las ausencias de su madre, cuyo éxito profesional la obligaba a prolongadas ausencias de España, Rociíto creció rodeada de comodidades y del servicio, que se ocuparon de cuidarla desde su más tierna infancia. El encargado de estar pendiente de todo lo relativo a la niña, era Juan de la Rosa, el secretario de ‘la Jurado’: “Tito Juan”. Su madre la colmó de ternura y caprichos, mientras que su padre, más cercano en su niñez, ejerció con poca fortuna, un rol más autoritario.

Fotografía de archivo, tomada el 22-05-1976, de la cantante Rocio Jurado y el boxeador Pedro Carrasco, durante la boda religiosa celebrada en el Santuario de la Virgen de Regla de Chipiona.
Fotografía de archivo, tomada el 22-05-1976, de la cantante Rocio Jurado y el boxeador Pedro Carrasco, durante la boda religiosa celebrada en el Santuario de la Virgen de Regla de Chipiona.

El famoso matrimonio y la niña vivirían hasta poco antes de su separación en un chalet en Monteclaro en Pozuelo de Alarcón. Cuando se trasladaron a la Moraleja, la crisis del matrimonio ya era evidente y aunque no trascendió a la prensa que hacían vidas separadas, el boxeador ya había alquilado, cerca de la nueva casa, un piso para él aunque su padre, muy enfermo, siguiera viviendo en casa de La Jurado. Las desavenencias conyugales y las posibles infidelidades de ambos, consiguieron acallarlas, y la ex pareja se mostró muy bien avenida hasta el final de sus días. mostrándose siempre muy unidos. En 1989, cuando Rociíto tiene doce años, se produce el “modélico” divorcio de sus progenitores, y que nada tendría que ver con el que protagonizaría con Antonio David, diez años después.

Dos fechas claves en la relación de Pedro Carrasco y su hija: su embarazo y su accidente de coche con Fidel Albiac.

Cuando a Rociíto, siendo una niña, le preguntaban “¿a quién quieres más, a papá o a mamá?”, ella lo tenía claro: “a papá”. Sin embargo, su relación con su padre se iría deteriorando a medida que se hizo mayor. Ya adolescente, y durante años, apenas mantuvo contacto con su padre. Hay dos fechas claves que motivaron el distanciamiento de su padre: el día que comunicó su embarazo y el día en el que, tras sufrir un accidente de coche con Fidel, su padre echó de su casa a su nuevo novio.

Si el noviazgo de Rocío Carrasco y Antonio David Flores marcó el comienzo del deterioro de su relación con su padre, el inicio de su relación con Fidel supuso el final de la relación paterno filial. La decisión de Rociíto, nada más cumplir los 18, de trasladarse a vivir con su novio a Argentona provocó que padre e hija dejaran de hablarse. La propia Rocío Carrasco comentó en el documental que Pedro Carrasco dejó de hablarla y que, ni siquiera cuando el boxeador estaba en Barcelona, se acercó a verla.

Así relató Rocío cómo le comunicó a sus padres que se había quedado embarazada del guardia civil: “Yo apenas tenía relación con él, cuando llegué a verle me dio dos besos muy secos, me senté en el sofá de la salita con él y se lo dije. De lo que le entró por el cuerpo me dio un bofetón que la cabeza me dio vueltas y me dijo ‘Te avisé, que te iba a arruinar la vida”. Tras la bofetada, su padre pasó a darle un abrazo y le dijo algo que la marcaría para siempre. Pedro Carrasco le dijo con contundencia que “había sido tonta por dejar que Antonio David consiguiese lo que quería”.

Pero, aunque el nacimiento de la niña supuso una alegría para su abuelo, un nuevo y dramático acontecimiento iba a provocar que padre e hija, volvieran a distanciarse por otro hombre: Fidel Albiac. Rocío, acababa de separarse del padre de sus dos hijos y ya vivía con su nuevo novio en su piso de “El Encinar de los Reyes”. La relación de Rociíto con el sevillano no le gustaba a sus padres que temían que éste también buscara aprovecharse de la fama de su hija.

ROCIO CARRASCO Y SU NOVIO FIDEL ALBIAC CONDUCIENDO POR LAS CALLES DE MADRID
AP / JJS / ©KORPA
30/09/01 MADRID *** Local Caption *** ROCIO CARRASCO AND BOYFRIEND FIDEL ALBIAC EN MADRID
ROCIO CARRASCO Y SU NOVIO FIDEL ALBIAC CONDUCIENDO POR LAS CALLES DE MADRID AP / JJS / ©KORPA 30/09/01 MADRID *** Local Caption *** ROCIO CARRASCO AND BOYFRIEND FIDEL ALBIAC EN MADRIDAP / JJS©KORPA

Tres meses después de presentar la demanda de separación de Antonio David Flores, Rocío Carrasco y Fidel Albiac, sufren un trágico accidente de coche cuando regresaban de comer en Rascafría. Rocío, en estado muy grave, es trasladada al hospital Doce de Octubre y Fidel, en ambulancia, es dado de alta ese mismo día. Se teme por la vida de la hija de Rocío Jurado, que pasará dos semanas en coma inducido. Es entonces cuando los hombres de la familia, Pedro Carrasco, José Ortega Cano y Amador Mohedano, deciden cambiar la cerradura del piso de Rocío Carrasco y sacar la maleta de Fidel de la casa, a quién el boxeador le pide que no acuda al hospital, a lo que él se niega: “hasta que no me diga tu hija que me vaya, no me iré”.

“Rocío se vuelve loca cuando sabe que han echado a Fidel” dijo Carmen Borrego, recordando lo que ocurrió a raíz del accidente de coche en el año 2000. Rocío nunca perdonaría a su padre lo que hizo con su novio y Pedro Carrasco, moriría un año después sin que se arreglara su relación con su única hija.

Rocío Carrasco: “Cuando despierto del coma, cambió todo”

“Todos ellos se permitieron el lujo de hacer eso porque pensaban que yo me iba a morir-aseguró Rocío en el quinto episodio. Sino, no tienen cojones de hacer eso. ¿Ninguno era consciente de que él viajaba en el coche? ¿Dónde está la humanidad? Eso no se hace con nadie”.

Rocío Carrasco ha asegurado que a pesar de que su padre iba al hospital a visitarla, todo cambió entre ellos. De hecho, una vez que ella despertó del coma, fue la propia Rocío Carrasco quien tomó las riendas de las visitas en el hospital. A su salida del Doce de octubre, salió arropada de todos sus seres queridos pero sin su padre, aunque ha asegurado que “mi padre no estaba ese día en Madrid”.

POSADO EXCLUSIVO DEL EX BOXEADOR PEDRO CARRASCO CON SU MUJER LA PELUQUERA Y EMPRESARIA RAQUEL MOSQUERA DURANTE LAS NAVIDADES 1996
POSADO EXCLUSIVO DEL EX BOXEADOR PEDRO CARRASCO CON SU MUJER LA PELUQUERA Y EMPRESARIA RAQUEL MOSQUERA DURANTE LAS NAVIDADES 1996JPGTRES
ROCIO CARRASCO, FIDEL ALBIAC, JOSE ORTEGA CANO Y ROCIO JURADO LLORANDO DURANTE EL ENTIERRO DE PEDRO CARRASCO
JJS / © Korpa
28/01/2001
MADRID *** Local Caption *** PEDRO CARRASCO'S BURIAL
PICTURED, ROCIO CARRASCO, FIDEL ALBIAC, JOSE ORTEGA CANO, ROCIO JURADO
ROCIO CARRASCO, FIDEL ALBIAC, JOSE ORTEGA CANO Y ROCIO JURADO LLORANDO DURANTE EL ENTIERRO DE PEDRO CARRASCO JJS / © Korpa 28/01/2001 MADRID *** Local Caption *** PEDRO CARRASCO'S BURIAL PICTURED, ROCIO CARRASCO, FIDEL ALBIAC, JOSE ORTEGA CANO, ROCIO JURADOJJS© Korpa

Rocío Carrasco ha recordado que precisamente en el momento en el que sufrieron el accidente, “Fidel en ese momento iba a vivir en mi casa que, por así decirlo, era la suya. También le echaron de mi casa. Le sacaron”. Hay explicado que existe una fotografía de su padre junto a José Ortega Cano sacando una maleta azul. “No tenían derecho porque esa era mi casa”-dijo Rocío. Pero Pedro Carrasco aclararía poco después que “en el accidente se perdieron las llaves de la casa de mi hija y fuimos a cambiar la cerradura por precaución. Fidel no estaba allí.”