Brujas contra los «grammar nazis» y el insomnio

Pío Pío. @alexdelaIglesia. Ya empezamos, no me duermo. Y mañana las 7:00. Voy a ver si ordeno mis gomas de borrar Milán por colores...

Alex de la Iglesia @alexdelaIglesia

Cuando @alexdelaIglesia estrene «Las Brujas de Zugarramurdi», sus seguidores experimentarán un «déjà vu» cinematográfico. Según sus propios cálculos, finalizará el rodaje «en una semana», y para entonces no habrá secretos para el planeta tuit. Porque el realizador vasco ha reinventado el «making of» en tiempo real y vía Twitter. «Hoy, cromas. A saco Paco»; «Voy a poner a la Fanfarria Ciocarlia en el altavoz, para levantar los ánimos». Y en ese plan. A base de Instagram, los usuarios ya han visto las brujas, los esqueletos, las caracterizaciones chorreantes de sangre y pus, los decorados inquietantes, los equipos técnicos y, sí, un book fotográfico en toda regla de @mario_casas_ y @HugoSilvaF. Porque ellos lo valen: «Hugo. Qué delicia trabajar con él». Pero no todo es cine en su timeline. Ni sus peores brujas le han salvado del ataque de los inevitables trolls del buen escribir por un quítame allá un imperativo y una tilde. «Me comentan que a los Ortographic Trolls se les llama también Grammar Nazis. #sinperdón», contraatacó con mala fortuna porque enseguida le reprocharon que mezclara ortografía y gramática. «Adivinad quién no puede dormir esta noche», tuitea de madrugada en otra de sus recurrentes noches en blanco que vence a base de tuits. Y espectros.