Gente

Marta Sánchez: “Soy demasiado insegura para el talento que tengo”

Marta Sánchez
Marta Sánchez FOTO: David_Gallardo

Este cuestionario es mucho más que una entrevista. Asisten a algo así como el Tratado de Versalles porque esta página es una declaración de paz. Hacía más de diez años que ella y un humilde servidor partían peras. Así. Literal. Con malententido y trifulca en «Sálvame» incluida porque, como ratificaría el polígrafo de Conchita, ambas somos de armas tomar. Pero DJ Nano nos ha vuelto a unir en lo musical. La de «Soy yo», la de «Soldados del amor», la de “Arena y sal» o la de «Desesperada», vuelve a arrastrarnos a las pistas de baile con «The moment of your life», un temazo para, como asegura, animarnos en tiempos difíciles. Y llevarnos al paroxismo. Con ustedes, Marta Sánchez.

¿Es usted la que sigue aquí o me la han cambiado, porque por usted no pasa el tiempo…?

No hay duda de que el tiempo es imparable y pasa para todos, pero intento cuidarme. Y, sobre todo, tengo ilusión por las cosas, que es lo que me mantiene más joven.

Madonna y usted son inasequibles al desaliento, siempre marcando tendencia. ¿Renovarse o morir es su mantra?

Creo que renovarse es importante. Tenemos una vida por delante para probar cosas nuevas y diferentes, para hacer música que sorprenda, para cortarnos el pelo, para cambiar de estilo. Soy inquieta por naturaleza.

Su último tema se titula «El momento de tu vida». ¿En qué momento se encuentra usted?

Me encuentro en un momento muy satisfactorio en mi vida, sabiendo muy bien, sobre todo, lo que quiero. Y muy contenta y feliz en mi plano personal. Y, en el plano laboral, con mucha ilusión sacando mis últimas canciones que he compuesto con Adrián Solla y cuidando mi «show» de piano y voz para la nueva temporada.

Defíname su single

Positivo, esperanzador y bailable.

¿Su «hit» es como una vacuna emocional en estos tiempos?

La propuesta es tener optimismo en momentos difíciles, querer vivir el aquí y ahora, que es lo más preciado que tenemos. La música es una vacuna y una ayuda para llevar todo lo que estamos pasando con alegría.

¿DJ Nano ha sido para usted como el príncipe que encontró su zapato de cristal?

DJ Nano para mí no es un príncipe, es el rey de las pistas y un hombre al que admiro muchísimo. Es fantástico y muy fácil porque es una persona muy predispuesta, con mucha educación, profesionalidad y simpatía. No me extraña que haya triunfado.

¿Preguntarle por «Olé Olé» y sus «Soldados del amor» a estas alturas es una ordinariez?

Todo lo contrario. Es un grupo con el que aprendí muchísimo, al que he respetado siempre y al que opté por dejar para empezar un camino en solitario; y «Soldados del amor» es una de las mejores canciones de toda mi carrera. Nada más y nada menos que producida por una persona que ha trabajado con Madonna, David Bowie o Durán Durán como Niles Rodgers.

¿Cómo recuerda a aquella jovencita rubia y sexy que marcó una década y cantaba en Oriente Medio?

La experiencia de cantar en la Guerra del Golfo fue una de las más increíbles de mi vida. Tuvimos la oportunidad de poner nuestro granito de arena gratuitamente para que nuestras tropas estuviesen más animadas en Navidad.

¿Se puede ser sexy sin interrupción?

Yo creo que la sensualidad de una mujer es innata y permanente, pero supongo que también habrá mujeres que opten por relajarse en las últimas décadas de su vida y no quieran aparentar el ser sexy.

¿Cómo llevaba el sambenito de ser una de las mujeres más deseadas?

La etiqueta de «sex symbol» forma ya parte de un pasado para mí. Fue muy halagador que me consideraran como una de las mujeres más deseadas, pero ya es algo que pertenece a mi pasado. El único problema que tuve fue que impedía que muchos vieran mi lado artístico al solo fijarse en mi físico.

Corríjame si me equivoco pero es como una mujer del Renacimiento: canta, baila, compone, es madre… ¿Se le resiste algo?

La verdad es que soy una mujer muy apañada. Soy muy buena ama de casa, me entrego en mi profesión al cien por cien, intento educar a mi hija lo mejor que sé… Aunque siempre hay algo que queda por hacer. Por ejemplo me gustaría tener tiempo para pintar.

¿Cómo le ha tratado la fama?

Todo lo bien que yo le he exigido y me he propuesto. Nunca he sido una mujer esclava de la fama.

¿Algún peaje para el que no estaba preparada?

Hay siempre peajes en la fama y en la popularidad. Por ejemplo, no todos tus amigos y compañeros de viaje están dispuestos a verse salpicados por ella. Otro peaje ha sido privarme de pasar más tiempo con mi familia. También quererme sentir anónima en muchos momentos.

¿Una diva nace o se hace?

No soy para nada diva en contra de lo que muchos puedan pensar. Soy una mujer muy terrenal, muy tradicional y muy normal.

Inteligente, con carácter, sexy… ¿usted es la evidencia de que se puede o ha sudado tinta para que los demás lo entendieran?

He trabajado duro y desde un principio supe que iba a ser así. Nada llega por casualidad. Las cosas hay que lucharlas y sudarlas o con tinta o con sacrificios, pero todo lo que he conseguido ha sido gracias a mi tesón y mi perseverancia.