Gente

Ortega Cano, el llanto de un hombre destrozado

Lágrimas de impotencia y desesperación, su vida se viene abajo víctima del desamor. Sabe que su mujer quiere romper su matrimonio y él no consigue enderezar la situación

Ana María Aldón y Ortega Cano en una imagen reciente
Ana María Aldón y Ortega Cano en una imagen reciente FOTO: Gtres

Lágrimas de impotencia y desesperación, su vida se viene abajo víctima del desamor. Sabe que su mujer quiere romper su matrimonio y él no consigue enderezar la situación.

Una fuente muy cercana a José Ortega Cano nos desvela que “la otra tarde se puso a llorar cuando le contaba su dura confrontación con su todavía esposa, Ana María Aldón. Él quiere arreglar el desaguisado, pero es consciente de que Ana ya ha tomado la decisión de separarse. Su desesperación es absoluta, sigue muy enamorado y no concibe la vida sin ella.”

Ana María Aldón en "Déjate querer"
Ana María Aldón en "Déjate querer" FOTO: La Razón Mediaset

El aspecto del torero ha envejecido notablemente, los problemas matrimoniales le afectan muchísimo, y sus íntimos cuentan que “tememos por su estado de salud, su corazón está más maltrecho que nunca. Su sufrimiento es extremo. Y el acoso periodístico le está cambiando el carácter para mal, ya no aguanta lo más mínimo, se excita y le sale toda la rabia que lleva dentro. Hay reporteros que no entienden que este hombre se merece un respeto. Es que no dejan de hacerle preguntas malintencionadas ni estando su hijo pequeño delante. Es un sinvivir”.

Por eso, Jose encuentra en el llanto un desahogo. Lágrimas que oculta en público pero que no puede contener en privado. En su mente, se refleja un futuro separado de la mujer a la que ama y de su hijo pequeño, y se atormenta en demasía.