Gente

Isabel Preysler destierra “para siempre” a Boris Izaguirre de “Villa Meona”

Parece que se acabó su amistad

DESFILE PEDRO DEL HIERRO
Boris Izaguirre e Isabel Preysler FOTO: Kiko Huesca EFE

Tamara Falcó aplica su perdón cristiano a su conveniencia. Aunque ha sido capaz de hacer borrón y cuenta nueva con la infidelidad de su prometido, Íñigo Onieva, y reconciliarse con él tras una de las rupturas más mediáticas que se recuerdan, la marquesa de Griñón no parece dispuesta a hacer lo propio con Boris Izaguirre, quien, hasta ahora, era uno de sus mejores amigos.

Así lo asegura Kiko Matamoros en “Sálvame”, que no solo adelanta que el venezolano no será invitado a la boda de la socialité y el empresario, que tendrá lugar el próximo 17 de junio, sino que confirma que Isabel Preysler ha hecho las cruces “para siempre” al escritor.

Según el colaborador de “Sálvame”, atrás quedan ya los tiempos en que Boris Izaguirre pasaba largas horas en la icónica mansión de Puerta del Hierro de Isabel Preysler, conocida popularmente como “Villa Meona”. Ahora, las puertas se le han cerrado a cal y canto y se ha convertido en persona non grata. Ha sido desterrado, siempre atendiendo al testimonio de Kiko Matamoros.

Tamara Falcó y Boris Izaguirre
Tamara Falcó y Boris Izaguirre FOTO: Daniel Gonzalez GTRES

El origen de este conflicto se remonta a varios meses atrás, cuando Tamara Falcó pronunció un confuso discurso en una convención religiosa que fue entendido por buena parte de la opinión pública como un ataque al colectivo LGTBIQ+.

En lugar de apoyarla o mantenerse al margen, Boris Izaguirre reprochó públicamente a Tamara Falcó tan desafortunadas palabras, un “tirón de orejas” que a la marquesa de Griñón no le sentó nada bien. Desde entonces, la relación entre ellos es distante y tensa, tal y como el propio presentador ha reconocido.

Boris Izaguirre y Tamara Falcó
Boris Izaguirre y Tamara Falcó FOTO: GAA/GEN GTRES

“Hubiera preferido no escribir ese artículo porque no creo que una regañina a un amigo tenga que convertirse en algo público, y me arrepiento de no haber tenido el arresto de llamarla por teléfono. Luego hice una rectificación porque ella explicó muy bien que se refería a otras cosas y no al ruido que se había generado, y la acusación de homófoba es injusta porque es imposible que ella con su educación, ni tanto paterna como materna, tenga una actitud de esa forma”, explicó Izaguirre.

De las palabras de Kiko Matamoros se entiende que Preysler está profundamente molesta con el venezolano por su ataque público a Falcó: “Aunque también tiene una opinión sobre las decisiones de Tamara y preferiría que algunas cosas no fueran como son, Isabel la apoya y está con su hija hasta el final, como es lógico”.