Pedro Duque: «Volveremos a la Luna cuando podamos pagar 200.000 ingenieros»

Pedro Duque @astro_duque. 132 tweets. 45 siguiendo. 3.827 seguidores. Pío Pío. @astro_duque. 10000000000000000000000000 (10^25) planetas en el universo, o por ahí. Cuando nos carguemos este antes de saber ir a otro, ni se va a notar.

Cuando nació el que sería primer astronauta español, hace ahora 50 años, el hombre aún no había pisado la Luna, pero el presidente Kennedy acababa de anunciar que lo haría antes de terminar la década prodigiosa. Hoy, cumplido ya su sueño espacial, @astro_duque aprovecha Twitter para divulgar sus conocimientos y luchar contra supersticiones pseudocientíficas tipo la homeopatía. «¿Cómo podríamos explicar bien la homeopatía a la gente que no ha estudiado física?», se pregunta impotente. Claro que eso no le impide luego participar en programas de televisión nulamente empíricos, aunque con retranca: «Hoy me preguntarán en @navedelmisterio Cuarto Milenio sobre el espacio, cómo es de verdad. Muy majo Iker, lo real también les interesa». Aunque la ciencia impregna su «timeline», @astro_duque también tiene emociones humanas, que se manifiestan, por ejemplo, cuando reivindica a los denostados controladores aéreos, como su padre. «Qué orgulloso estaba nuestro padre de su profesión. Los q la han demonizado, y los cuatro q les dieron pie, malhaya!», estalla lejos de la presunta frialdad del ingeniero. Y entre explicaciones gravitatorias, o de los motores de propulsión, no tarda en plantear la pregunta del millón: «¿Que si volveremos a la Luna? Rápidamente, en cuanto podamos pagar los sueldos de 200.000 ingenieros». Parece que toca esperar.

elflash: La amenaza de los asteroides

Resulta bastante inquietante leer a @astro_duque que la Tierra no está tan a salvo como nos creemos, y que los cataclismos procedentes del espacio exterior no son sólo producto de la ciencia ficción. «Los astronautas presionamos para q se defienda la tierra de forma efectiva de impactos de asteroides», tuiteó sugiriendo que no se hace, y dejando a la imaginación de cada cual qué nos espera.