Las confesiones más impactantes de Antonio David ante el juez

Tras ser acusado por su ex de alzamiento de bienes, debe abonar 80.000 euros de fianza antes del próximo martes día 8

El tertuliano se mostró muy afectado al hablar de su vida en «Gh Vip»
El tertuliano se mostró muy afectado al hablar de su vida en «Gh Vip»

Tras ser acusado por su ex de alzamiento de bienes, debe abonar 80.000 euros de fianza antes del próximo martes día 8.

«Yo vivo en un barrio de pescadores. Construido en los años 60. No he recibido herencias, ni exclusivas de 600.000 euros...¡Esto solo es una venganza!». Antonio David Flores (43 años) perdía por primera vez los nervios tras casi dos horas de interrogatorio ante el juez de instrucción. Era el 23 de marzo de 2017 y el ex guardia civil se defendía esa mañana de otra querella de Rocío Carrasco (42), esta vez, por alzamiento de bienes.

La que es su ex mujer desde hace 20 años, los mismos que se llevan citando en los juzgados, le acusa de haber facturado el dinero que ganaba en televisión y con exclusivas entre 2011 y 2017 a través de sociedades a nombre de terceros, como su esposa, Olga Moreno, o su representante. El pasado lunes, el juzgado número 2 de Alcobendas (Madrid) solicitaba la apertura de juicio oral, por los delitos de insolvencia pública y estafa procesal, y le daba un ultimátum: tenía 24 horas para reunir 80.000 euros y depositarlos como fianza. Pese a que en las primeras horas circuló el rumor de que debía salir de inmediato de «GH VIP», finalmente ese plazo expira el martes 8 de octubre.

La causa por la que ahora se enfrentan el tertuliano de Mediaset y la hija de la Jurado se remonta a 2006, cuando se regula el divorcio de ambos y se estipula que el malagueño debe pagar 559 euros por la manutención de sus dos hijos en común, Rocío y David. Él nunca abonó esas cantidades y acumuló hasta 60.000 euros de impago. Carrasco decide demandarle en 2012 (año en que su hija Rocío se muda con su padre) y él se declara insolvente. Sin embargo, son públicas sus colaboraciones en espacios como «Mujeres y hombres» o «Sálvame». De hecho, en el auto de transformación aparece el inventario de trabajos de Antonio David, tanto en programas como en revistas de corazón, que fueron cobrados en sociedades como Maíta y Paíto SL, Exeo Dei S. L, Puchindehan S. L, en las que no figura como socio ni como administrador. El propio juez de instrucción pone de relevancia en su escrito «una supuesta y ficticia situación de insolvencia dirigida a evitar el pago a Rocío Carrasco de las cantidades reclamadas por esta». Pero, ¿cómo se defendió el ex guardia civil de estas graves acusaciones por las que Fiscalía le pide tres años de prisión? LA RAZÓN ha tenido acceso a esa primera declaración en sala, en el que el malagueño se mostró incómodo y nervioso.

El interrogatorio a Antonio David, vestido con vaqueros, camisa blanca y chaqueta azul, arrancó con una reprimenda del juez por la dificultad que habían tenido en localizar su domicilio. Casi un año». Nos tiene que confirmar una dirección porque si no lo dice esto desencadenará en una medida más grave». «Es un barrio antiguo y se cambian las calles», arguyó el colaborador.

Inmediatamente después confirmó que no contestaría a las preguntas del abogado de su ex, Javier Vasallo. Solo a su letrado, Iván Martínez, y al magistrado, que continuó: «Esto es una querella. Existen indicios de que usted se ha despatrimonializado para evitar cumplir las responsabilidades. ¿Usted trabaja?». «Yo trabajo para Telecinco –respondió– Esas productoras me pagan pero la nómina está embargada por mi ex mujer y su familia». «Pero en su cuenta corriente no aparecen ingresos claros –le rebatió el juez– y sí transferencia a alguna sociedad...».

Desde este momento, se le empezarían a enumerar colaboraciones por valor de unos 300.000 euros a través de terceras personas y en empresas en las que no aparece. Antonio David se defendió aseverando: «Yo pago colegios, médicos...». Ante la insistencia del juez por saber por qué ingresos por exclusivas, como una de 30.000 euros, los recibió una sociedad de su representante, Francesc Parellada, el tertuliano aseveró: «Me ha ayudado económicamente –durante dos años que dice no haber trabajado– y por eso el dinero lo recibe él». Más adelante, al ser cuestionado por su caché en eventos nocturnos o «bolos» en discotecas con un «¿usted cobra o lo hace por entretenerse?», replicó: «A mí me llama mucho la atención el hacer ver que tengo una situación bastante holgada. He hecho tres bolos o cuatro. La retribución es cubrir los gastos del viaje, te pagan una comida y te dan 300 euros de dieta para pagarte las cosas. A los jóvenes les pagan más. Yo tengo 41 años y no puedo quitarme la camiseta».

Su declaración más impactante estaba al caer. Mientras recuperaba el aliento y los líquidos aferrado a una botella de agua, el juez le sorprendía cuestionando una reciente exclusiva, de enero de 2017 en «Lecturas» y titulada: «Antonio David habla por primera vez de la enfermedad de su hijo». A la vista de su airada reacción, ni el colaborador ni su letrado contaban con que este material se destaparía esa mañana.

Pero el juez insistió: «¿Recibió una retribución por esa exclusiva o fue a una sociedad?». Antonio David dudó y luego verbalizó: «Ahí no hay ningún tipo de ingreso. A mí me ocurre una situación delicada. Lo que le pretendo explicar es que me hacen unas fotografías en una discoteca, en un bolo, de carácter delicado o íntimo y la persona que me hace las fotografías me dice que o se publican o hago varios reportajes. Y yo he aceptado hacer varios reportajes sin cobrar a cambio de que se guarden fotografías en un cajón. Es una cosa íntima, es un problema».

Exclusivas para volver a la tele

Hace dos años, en 2017, el programa «Sálvame» cuantificó las ganancias de Antonio David desde que se separó de Rocío en unos dos millones de euros. «Crónicas Marcianas», «A tu lado», «El programa de AR» o «Mujeres y hombres» han sido algunos de los que más rentabilidad le han dado al ex guardia civil. Sin embargo, las exclusivas en las revistas del corazón también han sido una gran fuente de ingresos para el multitertuliano de Mediaset.

En su declaración ante el juez del pasado 23 de marzo de 2017, a la que ha tenido acceso LA RAZÓN, Antonio David aseguró que era su representante, Francesc Parellada, el que negociaba esos reportajes y que él daba esas entrevistas porque «aparecer en los medios sirve para volver a engancharte en la televisión». Así, con motivo de la boda de Rocío Carrasco y Fidel Albiac, en septiembre de 2016, el colaborador –que convive con los dos nietos de la Jurado desde ese mismo año–, se confesaba para «Lecturas»: «Mientras ella se casa, su hijos lloran».

Un año después, el malagueño también revelaba en portada la querella por violencia de género que le había puesto su ex. «Rocío dice que la intenté tirar por una ventana». Tras el archivo de esta grave acusación contra él, este pasado enero, el colaborador volvía a posar con rostro serio para la misma publicación y desvelaba: «Rocío ha provocado un dolor muy bestia a mis hijos».

Según el tertuliano, su familia vive un «acoso continuo». Con Antonio David incomunicado y haciendo caja en «GH Vip», la que reaparecía en «Semana» era su mujer, Olga Moreno, para confesar que «Rocío y David están deseando que su madre les llame». Ésta es la tercera entrevista de la malagueña, desde que dio su primera exclusiva en abril de 2018.