Gente

La crónica de Amilibia: Ayuso es rebelde porque el mundo la hace así

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha dicho: «Soy leal a Pablo Casado, pero tengo criterio propio», lo que traducido al madrileño castizo viene a ser «estoy ahí, pero pa’chula, mi menda»

MADRID, 16/11/2021.- La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, participa en la presentación oficial de la Copa Davis este martes en Madrid. El torneo de tenis por equipos nacionales, se disputará del 25 de noviembre al 5 de diciembre en un formato con tres sedes (Madrid, la ciudad italiana de Turín y la suiza Innsbruck) después de suspenderse en 2020 por la pandemia.EFE/J.J.Guillen
MADRID, 16/11/2021.- La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, participa en la presentación oficial de la Copa Davis este martes en Madrid. El torneo de tenis por equipos nacionales, se disputará del 25 de noviembre al 5 de diciembre en un formato con tres sedes (Madrid, la ciudad italiana de Turín y la suiza Innsbruck) después de suspenderse en 2020 por la pandemia.EFE/J.J.Guillen FOTO: J.J.Guillen EFE

En la pista central del circo triunfa cada día el número de Isabel Díaz Ayuso y los lanzadores de cuchillos. Es la diana de todo el mundo: Ximo Puig, Pedro Sánchez, Teodoro García Egea, Gabriel Rufián, Pablo Echenique, Íñigo Urkullu… Hasta el actor Pepón Nieto la ve «mal medicada», como si debieran ingresarla ya en un psiquiátrico. Cuantos más cuchillos le lanzan, más se crece ella, y esto gusta mucho a los espectadores: si la veían como la reina de las cañas y los berberechos, la emperatriz de las terrazas y la vida a la madrileña, ahora empiezan a verla como una simbiosis de Juana de Arco y Agustina de Aragón. La flagelan llamándola actriz de cine mudo, como si fuera de Mary Pickford. No es así: MAR la lleva a la última (siempre vestidita como para ir de boda), ha cambiado de peinado y tiene un novio técnico sanitario, que es lo más.

En medio de la larga batalla, que ya ha merecido un artículo hasta en el diario «Le Figaro», la presidenta de la Comunidad de Madrid ha dicho: «Soy leal a Pablo Casado, pero tengo criterio propio», lo que traducido al madrileño castizo viene a ser «estoy ahí, pero pa’chula, mi menda». MAR tiene que haberle contado a la presidenta que tener criterio propio dentro de un partido se considera alta traición. Pero ella sigue en la trinchera. A esta rebelde con rizos a la que tan bien le sienta la guerra, todas las guerras, me la imagino cantando por Jeanette en la ducha, mirando a Génova: “«Yo soy rebelde/ porque el mundo me ha hecho así/ porque nadie me ha tratado con amor…». Para darle más color al número de lo suyo contra todos, solo falta que García Egea le lance huesos de aceituna.