Ocio

Scotland Yard diseñó la operación “parto secreto”

Un equipo de seguridad de la policía londinense trasladó a la duquesa de Sussex al hospital la noche antes de dar a luz

Los escaparates londinenses se están llenando de recuerdos del nacimiento real
Los escaparates londinenses se están llenando de recuerdos del nacimiento real

Un equipo de seguridad de la policía londinense trasladó a la duquesa de Sussex al hospital la noche antes de dar a luz.

Varios medios británicos informaron ayer de la operación llevada a cabo por un equipo de seguridad de Scotland Yard para cumplir con los deseos de la duquesa de Sussex de dar a luz en la más estricta intimidad. Tras haber salido de cuentas hacía una semana, los médicos aconsejaron a Meghan Markle un parto inducido, ya que dada su edad (37 años) y siendo su primer embarazo, los riesgos de sufrimiento tanto para ella como para el bebé iban en aumento cada día que pasaba. Motivo por el que los duques de Sussex aceptaron la idea de montar un dispositivo especial para llevar a cabo la operación «parto secreto».

Aunque el alumbramiento se produjo finalmente a las 6.26 hora española, la ex actriz fue traslada al hospital en medio de una gran discreción el domingo por la tarde. Todo parece apuntar a que fue finalmente en The Portland, centro americano en Londres, donde finalmente dio a luz y no en el Ala Lido del Hospital St. Mary, como es tradición en la familia real británica desde que la princesa Diana lo hiciera con sus hijos William y Harry. The Portland fue también la clínica en la que nacieron Beatriz y Eugenia, hijas de Sarah Ferguson, Brooklyn y Romeo, hijos de Victoria Beckham, y Mia y Joe, de Kate Winslet. Se calcula que la pareja habrá pagado unas 8.000 libras (9.367 euros), que es el precio medio que se paga en The Portland por un parto.

Buckinham, en silencio

Diversas personas cercanas aseguran al «Daily Mail» que solo Harry de Inglaterra y la madre de la duquesa, Doria Ragland, acompañaron a Meghan en todo momento. Después de dar a luz, la madre y su bebé regresaron a su casa de Frogmore Cottage con la misma discreción. Una vez instalados y tras haber disfrutado de las primeras horas con el recién nacido, fue el príncipe quien compareció ante los medios de comunicación, junto a los establos del Castillo de Windsor, para dar la feliz noticia pero sin desvelar ningún detalle de la misma. Tampoco el palacio de Buckingham ha querido hacer ninguna declaración al respecto.

Si no se producen cambios, se espera que la imagen del bebé se conozca mañana, antes de que el nieto de Isabel II viaje a Amsterdam con motivo de los juegos Invictus. Si cumplen lo anunciado, no habrá posado oficial, algo que la nueva mamá califica de «arcaico», pero sí instantáneas realizadas por un fotógrafo de confianza de la pareja que se distribuirán a los medios, como ya ocurrió cuando anunciaron su compromiso matrimonial. Además, Harry y Meghan han informado de que planean viajar al continente africano el próximo otoño y lo harán junto al recién nacido, del que aún no se conoce el nombre, convirtiéndose en el miembro de la familia real británica más joven que hace un viaje oficial. Harry ha querido así seguir la tradición que iniciaron sus padres, Carlos y Lady Diana, con él y su hermano. Con tan solo 6 meses, el duque de Sussex viajó a Venecia, y con 9 lo hizo Guillermo volando hasta Nueva Zelanda.

Aunque las redes sociales se están llenando de felicitaciones por el nacimiento de «Baby Sussex», el primero en hacerlo fue el tío de Harry, el príncipe Andrés, vía Twitter. También Michelle Obama, la ex primera dama norteamericana, mostró su entusiasmo al conocer la noticia y tuiteó: «¡Felicidades, Meghan y Harry! Barack y yo estamos muy emocionados por ustedes dos y no podemos esperar para conocerlo».