Gente

Terelu Campos, atrapada en su propio infierno

A la hija de María Teresa Campos se le acumulan los problemas. a los económicos hay que añadir también un postoperatorio que la mantiene aislada

Todo son problemas para Terelu Campos. Está semana está desaparecida. El pasado 26 de abril entró en quirófano para una reconstrucción del pecho, tras la masectomía a la que fue sometida hace unos meses y recibió el alta al día siguiente. El domingo hizo un esfuerzo por acercarse al colegio electoral cercano a su domicilio de Aravaca para votar. Iba acompañada de su madre y allí se encontró con Carlota Corredera. Tenía una imagen de preocupación, y se mostraba cabizbaja y dolorida. Desde entonces, no se le ha vuelto a ver. Una fuente cercana desvela que estuvo en una revisión en la Fundación Jiménez Díaz, pero debió entrar y salir por la puerta de detrás y no por la principal.

Publicidad

No responde al teléfono, salvo a la familia más directa y a amigos íntimos como Quique Calleja, Belén Esteban y Mila Ximénez. Una fuente próxima asegura que «Terelu no tiene ganas de visitas, ya que los dolores que padece son tan fuertes que prefiere estar aislada. No imaginaba un postoperatorio tan duro. Nosotros le animamos recordándole que ha pasado por situaciones peores y que los dolores irán remitiendo con el tiempo. De hecho, el miércoles hablé con su hermana Carmen y me dijo que se encontraba mejor».

A pesar de la mejoría, Terelu no parece plantearse de momento su regreso a «Sálvame». Como recordarán nuestros lectores, el día 18 de abril, la hija mayor de María Teresa Campos estalló en directo al ver cómo sus compañeros tertulianos no paraban de atacar a su hermana. Tal fue su malestar que decidió abandonar el plató llorando al tiempo que prometía que no regresaría jamás. «No puedo más con este daño. Me voy para toda la vida. Creéis que todo es un espectáculo, y no, no vale todo en la vida. No quiero participar en esto, no conocéis los límites». Aunque los directivos de la productora del programa han intentado convencerla para que vuelva, hoy por hoy, la respuesta es negativa. Además, no le hizo ningún favor que algunos tertulianos como Kiko Hernández se ensañaran con ella. Al menos así lo percibió. En directo y ante toda España, el colaborador soltó una parrafada que, por lo que nos desvela una amiga de Terelu, «le ha afectado muchísimo. Ese hombre no tiene corazón, le gusta hacer sufrir a la gente, disfruta haciendo daño».

Ataques directos

Y es que, Hernández llegó a afirmar que no entendía por qué «Terelu se puede sentir mal en nuestro programa, pero bien en otros en los que le graban comiendo porras o tirándose pedos en el baño. Su problema es que quiere presentar su propio programa y no lo consigue. Como no se lo dan, ni a ella ni a su mamá, pues está reventadita». En cambio, otros compañeros, como José Antonio León, Belén Esteban, Mila Ximénez y Belén Rodríguez han sido más comprensivos y justifican, de alguna forma, su «cansancio» televisivo. Desde Telemadrid nos dejan entrever que «el próximo destino de María Teresa Campos y sus dos hijas podría estar en nuestra cadena. Aquí ha trascendido que la madre podría estar negociando con la dirección para presentar un programa del estilo de ''Viva la vida'', y quiere a Terelu y Carmen a su lado como colaboradoras ''estrella''. Hace unos meses se rumoreó que el destino del trío estaría más cerca de TVE, pero desde el Ente Público han desmentido el tema. Parece más probable que también colaboren las hermanas en el nuevo ''Viva la vida'' que dirige a partir de ahora Raúl Prieto, íntimo de las Campos. Ese programa es de corte muy ''amable'', no como ''Sálvame'', en el que se machaca tanto a los famosos». Y Prieto tambien fue el director del «reallity» protagonizado por la mediática familia en Tele 5. Allí nació una relación tan íntima que se les veía a los cuatro juntos en todas partes a donde viajaban. Pero en estos momentos todo es secundario para Terelu, pues la prioridad es su salud, que se reduzcan las molestias y que no tenga que pasar de nuevo por el quirófano. Su única hija, Alejandra, habló con LA RAZÓN hace unos días y aseguró que «mi madre se va encontrando mejor, tiene mucha fortaleza y cuenta con una familia que la anima constantemente y la quiere». Su tía Carmen es de la misma opinión: «Mi hermana entiende que el proceso se está terminando, que el postoperatorio va cada día mejor y que no debe venirse abajo». Pero esto no quita que Terelu haya pasado una semana en la que los dolores le impedían hasta dormir. Una vecina de su urbanización con la que la periodista mantiene una cierta amistad manifiesta que «estamos ante una mujer que lo ha pasado muy mal, que le afectan mucho los problemas, pero que sufre casi más con los de los demás, como ocurrió con las enfermedades de su madre, de su hermana y la muerte de su tía, que con los suyos. La he llamado varias veces esta semana y no coge el teléfono, y lo entiendo, si es verdad, como se ha dicho, que se complicó el postoperatorio. Es mejor no molestarla».

Publicidad