África

Mauritania lanza una operación contra Al Qaida cerca de Mali

Mauritania lanzó ayer una operación militar en el este del país, cerca de la frontera con Mali, contra miembros de la red Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI), informaron a Efe fuentes militares. La ofensiva del Ejército mauritano tiene lugar en un terreno desértico al norte de la ciudad maliense de Tombuctú, agregaron las fuentes.

Soldados del Ejército de Mauritania
Soldados del Ejército de Mauritania

Según las mismas fuentes, el cuartel de Nema, en el que a finales de agosto se registró un ataque suicida reivindicado por AQMI que hirió a tres soldados mauritanos, ha movilizado a sus efectivos hasta la zona. Las fuentes no pudieron precisar si esta operación es resultado de una acción conjunta entre los Ejércitos de los países de la región, que hace días anunciaron su intención de coordinar la lucha contra AQMI, después de los últimos ataques perpetrados por la misma.

En un comunicado difundido el 1 de septiembre en foros islámicos, AQMI señaló que el atentado de Nema se produjo «en respuesta a la muerte de seis de nuestros combatientes en la operación militar franco-mauritana» de julio, tras la cual la organización terrorista, en represalia, ejecutó al rehén galo Michel Germaneau.

Por su parte, el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, afirmó ayer que sospechaba que la organización AQMI estaba detrás del secuestro de siete personas, entre ellas cinco franceses, ayer en Níger. En declaraciones a la radio Europe 1, el ministro dijo que «imaginamos una responsabilidad del movimiento AQMI», aunque agregó que «no tenía ninguna seguridad, puesto que el secuestro no ha sido reivindicado». Siete empleados de las empresas francesas Areva y Satom que explotan una mina de uranio en Níger fueron secuestrados la noche del miércoles al jueves en el norte de Níger.

«Nos imaginamos que se trata, si no exactamente de los mismos grupos, sí del movimiento AQMI», indicó Kouchner, en alusión a los que en abril secuestraron también en Níger al francés Michel Germaneau. Tras el asesinato del cooperante, las autoridades francesas instaron a todos los franceses a ser «extremadamente prudentes» en sus desplazamientos por la región del Sahel, en particular ante la amenaza de Al Qaida.