El PP pide un compromiso público del Gobierno sobre Batasuna

El PP vasco exige firmeza de su partido en Madrid y en la dirección nacional esperan un compromiso público del Gobierno de que Batasuna no estará en las elecciones si ETA no se disuelve.

Rubalcaba pide prudencia porque «nada ha cambiado»
Rubalcaba pide prudencia porque «nada ha cambiado»

Ya no se trata de condenas del terrorismo ni de Ley de Partidos, sino que la «línea roja» marcada por el PP va intrínsecamente ligada a la idea de que no se puede rehabilitar democráticamente a la formación proetarra en tanto que la «cabeza» de la serpiente siga viva. «Deben dejarle claro a Batasuna que su futuro depende de que los terroristas entreguen las armas», proclaman en Madrid, a sabiendas de que sus compañeros vascos miden sus pasos y no están dispuestos a validar que se rebajen de Antonio Basagoiti.

El Comité de Dirección del PP del lunes entró en el análisis de las especulaciones crecientes sobre el final de ETA alentadas desde sectores socialistas. Y ayer, el vicesecretario de Comunicación, Esteban González Pons, aseguró que «pasan cosas» que «preocupan mucho». Si bien dijo que ignora que haya una posible negociación del Gobierno con ETA en marcha, sí reconoció que «lo parece», sumándose así, con matices, a la posición que lleva meses defendiendo el portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja. El portavoz del PP en el Senado, Pío García Escudero, avaló las tesis de Basagoiti y defendió también que se imponga a Batasuna una «cuarentena de por lo menos cuatro años» para ir a unas elecciones.

Entretanto, el vicepresidente y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, tiró del discurso más ortodoxo y pidió «prudencia» en el debate sobre el futuro de Batasuna porque «en el fondo nada ha cambiado». En una entrevista en la Cadena Ser, Rubalcaba se mostró muy tajante en la advertencia a Batasuna de que sólo tiene dos opciones para recuperar la legalidad: «O convence a ETA de que abandone definitivamente la violencia o que ella deje definitivamente a ETA».

Rubalcaba, el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, y el lendakari, Patxi López, coincidieron en el mensaje de que los tribunales serán los que tendrán la última decisión. Pero para que actúen tiene que haber una impugnación previa del Gobierno y una decisión política previa.