Prisión sin fianza para la panadera acusada del doble crimen de Mataró

El juez se centra en investigar el móvil de la muerte de las dos ancianas

La Razón
La RazónLa Razón

BARCELONA- Aún se desconoce el motivo por el que presuntamente mató a dos ancianas, pero la panadera de 50 años acusada del doble crimen de Mataró ingresó ayer en prisión, provisional y sin fianza. Según informó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) en un comunicado, la supuesta homicida fue detenida la semana pasada por su relación con la muerte de dos mujeres octogenarias, cuyos cadáveres fueron encontrados los pasados días 17 y 22 de mayo pasados en la capital del Maresme.

Homicidios dolosos
La detenida, que regentaba una panadería situada en la calle Miquel Biada de Mataró, pasó el domingo a disposición del juzgado de instrucción número 5 del municipio, que decretó su ingreso en prisión comunicada y sin fianza por dos delitos de homicidio doloso, esto es, que se considera que tenía la intención de causar daño a las víctimas.
La mujer regentaba la panadería «La iaia Anita», muy próxima al domicilio en el que residían las víctimas y que fue registrada el pasado viernes por los Mossos d'Esquadra, en presencia de la detenida, para buscar pistas e intentar esclarecer los hechos. La investigación policial prosigue su marcha y falta por saber el motivo que originó los homicidios.
El juez que investiga el caso ha decretado el secreto de sumario mientras prosiga la instrucción de la causa, que deberá aclarar, entre otros aspectos, el móvil de los crímenes y si la detenida pudo tener relación con la muerte de alguna otra anciana ocurrida recientemente en la población.
La primera de las octogenarias presuntamente asesinadas por la detenida fue hallada muerta el pasado 17 de mayo en su domicilio y el cadáver de la segunda fue encontrado a los cinco días, también en su casa.
Ante la similitud de ambos crímenes, los Mossos d'Esquadra dirigieron sus pesquisas a averiguar si podrían ser obra de la misma persona y acabaron centrando sus sospechas en la panadera, tras investigar el entorno familiar y social de ambas víctimas.
Al parecer, la panadera detenida, también vecina de Mataró, se había ganado la confianza de sus víctimas, ya que solía llevarles la compra y otros encargos. Al ir incrementando el vínculo afectivo, presuntamente le habría sido resultado más fácil acceder a sus viviendas, lugar en el que se produjeron los crímenes. Tampoco se descarta su posible implicación en la muerte de otra anciana en Mataró, extremo que en un principio los Mossos niegan.

Precedente en Barcelona
El caso guarda similitudes con el de la asesina de ancianas en serie Remedios Sánchez, conocida como «Reme», que en 2008 fue condenada por la Audiencia de Barcelona a 144 años de prisión por matar a tres mujeres de edad avanzada e intentarlo con otras cinco para robarles.