Islamismo al acecho

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

En Túnez y en Egipto los islamistas brillan por su ausencia y sin embargo son un elemento esencial de la ecuación política. Su neutralización la presentan las dictaduras árabes como su fuente de legitimidad, y esa neutralización es la coartada moral que siempre ha utilizado Occidente para legitimar un apoyo económico, militar y político a unas rgímeneque absolutamente impresentables.
En Túnez los líderes radicales islámicos están en el exilio, pero ya están retornando, con un perfil bajo. Quieren hacer su contribución a la revuelta de jamzín, pero no asustar. Se preparan para el futuro.
En Egipto parece que la táctica puede ser la misma. La calle no corea consignas islámicas ni mucho menos reclama la instauración de la sharía, la ley islámica, si bien una inquietante aunque aislada premonición ha sido la quema de un comercio de licores. En Egipto no se trata de un grupito de exilados. Todo el mundo sabe que la Hermandad Musulmana es el partido de oposición al régimen de Hosni Mubarak más fuerte y mejor organizado, aún cuando, debido a su semiclandestinadad, no es posible conocer con exactitud su fuerza real. Esa organización es la matriz de todo el islamismo radical contemporáneo. Tiene filiales en todos los países árabes, de ella salió el grupo terrorista de Al Qaeda cuyo número dos, si es que Osama Ben Laden sigue vivo, Ayman Al Zawahiri, fue un destacado dirigente de la organización egipcia.
Puede que la principal virtud política de la Hermandad Musulmana sea la paciencia. Están acostumbrados a esperar. Si las fuerzas, digamos, democráticas, tradicionalmente débiles y repentinamente infladas, fracasan, ellos recuperan su papel de única oposición creíble en un contexto todavía mucho más represivo. Si el régimen cae, y con nada menos se conforman los manifestantes, habrá de formarse alguna complicadísima coalición de la que difícilmente los podrán mantener fuera.
Ejército por un lado y Hermanos Musulmanes por el otro son las dos grandes incógnitas respecto al futuro inmediato.