La Plataforma contra el Cementerio Nuclear en Zarra protesta en La Moncloa

Unos 60 vecinos de la localidad valenciana de Zarra, que cuenta 550 habitantes, se trasladaron frente al palacio de la Moncloa en Madrid para protestar contra la posible instalación del almacén de residuos nucleares centralizado en su territorio.

Con cánticos como 'No somos comarca basura' o 'Si es tan seguro, que vaya a la Moncloa', se lamentaron de que la Policía Nacional les hubiera limitado el tiempo de protesta hasta las once de la mañana. "Una sorpresa, es la primera vez que nos pasa, apunta a que hoy puede ser el día que digan que es Zarra", opinó el miembro de la Plataforma contra el cementerio nuclear de Zarra, Pepe Cerdá.

Preguntados por el supuesto de que finalmente fuera Zarra la población elegida para albergar el ATC, Cerdá concluyó que "es el final de un camino previo, pero el inicio de un montón de acciones judiciales en todos los ámbitos, en España, en Europa y donde haga falta".

En esta misma línea, el responsable de la campaña de energía nuclear de Greenpeace, Carlos Bravo, avisó de que "la batalla en los tribunales va a seguir adelante", además de advertir al Gobierno de que "se va a entrar en un estado de guerra contra el cementerio nuclear". "Va a haber una movilización enorme y se va a luchar de manera pacífica contra el cementerio nuclear el tiempo que haga falta", sentenció.

Ambos representantes apuntaron que la opción de un almacén nuclear centralizado en cualquier localidad no es la más barata, puesto que habría que construir nuevas instalaciones, en lugar de encerrar los residuos en almacenes individualizados junto a las centrales ya existentes.

"No entendemos por qué tanto empeño en llevarlo allí", comentó Cerdá que apuntó a intereses electorales. "Se ha pensando que la población políticamente más interesante era Zarra", completó Bravo.

Cerdá explicó que la población de Zarra se siente en "tierra de nadie", ya que está en la frontera entre Valencia y Albacete, lo que se ha traducido en un "abandono"institucional. "Somos muy pocos, no somos votos para ningún partido", se lamentó.