Uno de los equipos de seguridad de la plataforma de BP se había roto

Los obreros trabajaban bajo presión para poner en marcha la plataforma. Algunos equipos no se instalaron bien. 

Un mecanismo de seguridad de la plataforma de BP se averió antes del accidente
Un mecanismo de seguridad de la plataforma de BP se averió antes del accidente

Uno de los mecanismos principales de seguridad de la plataforma «Deepwater Horizon», de la petrolera British Petroleum (BP), se averió unas semanas antes del accidente en el Golfo de México, según la denuncia de un trabajador de la empresa. Toryne Benton, que se ocupaba de labores de seguridad, declaró que la avería no se reparó entonces sino que la compañía propietaria de la plataforma, Transocean, responsable directa del mantenimiento, decidió confiarlo todo al mecanismo de reserva, del mismo tipo.Transocean había declarado en su momento que había reparado y probado con éxito el primer mecanismo antes de que se produjera el derrame de petróleo. Pero el 20 de abril, cuando explotó la plataforma, el mecanismo, cuya función era precisamente impedir una explosión de ese tipo, falló. El «Blowout Preventer», un sistema de control para evitar explosiones, estaba dotado de grandes tijeras que debía seccionar y sellar la tubería central del pozo.«Detectamos un fallo e informamos a la empresa. Tienen una sala de control desde donde pueden desconectar ese mecanismo y activar el de reemplazo para no detener la producción», explicó benton a la BBC.Según el profesor Tad Patzek, experto en petróleo de la Universidad de Texas, «eso es inaceptable. Si el mecanismo para evitar explosiones no funciona como es debido, hay que arreglarlo como sea». El trabajador aseguró que había avisado inmediatamente del fallo por correo electrónico tanto a BP como a Transocean. Sin embargo, reparar el mecanismo de control habría significado suspender provisionalmente las operaciones de perforación en un momento en el que a la petrolera le costaba medio millón de dólares diarios operar el pozo.Henry Waxman, presidente del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes estadounidense, que supervisa la investigación del Congreso en torno al desastre del Golfo de México, acusó a BP de haber antepuesto las consideraciones económicas a la seguridad, algo que negó el consejero delegado de la petrolera, Tony Hayward.El Congreso estadounidense ha descubierto otros problemas relacionados con la seguridad, y así parece que el cemento, que debe impedir el escape de los gases explosivos en caso de accidente, no estaba bien colocado en la plataforma. Así, varios trabajadores de BP explicaron que habían estado sometidos a fuertes presiones para darse prisa porque se había producido retrasos, y la empresa quería comenzar cuanto antes a producir petróleo y ganar dinero.

65.000 reclamacionesEl coste de la respuesta de BP al vertido de petróleo en el golfo de México asciende hasta la fecha a 2.000 millones de dólares, según datos facilitados por la propia compañía petrolera. Este dinero, tal y como se desglosa en un comunicado, incluye las operaciones para frenar la fuga de petróleo, la contención de la marea negra, los subsidios a los Estados afectados, el pago de las reclamaciones de los afectados y los gastos federales. Hasta el momento, se han presentado 65.000 reclamaciones de personas directamente afectadas por el vertido y se han realizado más de 32.000 pagos por un montante de 105 millones de dólares.