Chávez busca apoyo entre sus socios bolivarianos para crear un «club de amigos de Gadafi»

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha decidido pasar de las palabras a los hechos y ya se encuentra reclutando amigos del dictador Muammar al Gadafi con el objetivo de crear una comisión comandada por él, e irse de excursión a Libia para apaciguar a los rebeldes

Gadafi recibe una condecoración de Chávez en septiembre de 2009
Gadafi recibe una condecoración de Chávez en septiembre de 2009

Y claro, por ahora, los únicos que se apuntan a tan arriesgada misión son los bolivarianos, los países del ALBA, a quienes poco importa apoyar al otra vez «paria» internacional.

«Manifiesto la necesidad de mandar a Libia una comisión de buena voluntad para ayudar a que no se siga matando gente, son nuestros hermanos», dijo el mandatario caribeño.

El ministerio de Relaciones Exteriores alegó que el llamamiento del venezolano se debe al «propósito del anuncio de la Secretaria del departamento de Estados Unidos de apoyar la oposición al Gobierno del mandatario libio».

«Estoy seguro de que Estados Unidos está exagerando y distorsionado la situación para propiciar la invasión. Lo mismo dijeron de mí durante el golpe de Estado, "Chávez, el asesino". Sería yo un cobarde para condenar a quien ha sido mi amigo y nuestro amigo por mucho tiempo», agregó el caudillo bolivariano.

Paradójicamente, tras la crisis en los países árabes, los mercados miran hacia aguas más calmadas: los productores de petróleo de Suramérica. Más clientes para Venezuela, que ve cómo suben los precios del oro negro. En otras palabras, Chávez hace caja con las desgracias de su amigo Gadafi. Todo con tal de inyectar divisas en unas necesitadas arcas.