Fallece un corredor corneado en el encierro de Villaseca de la Sagra

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

 Un hombre de 41 años, Jesús Ángel I. R., falleció ayer tras sufrir una grave cornada, que le perforó un pulmón y el corazón, de un novillo durante la celebración del encierro del día en la localidad toledana de Villaseca de la Sagra.

La víctima, vecino de la cercana localidad de Mocejón, recibió una cornada "mortal de necesidad"que le atravesó el pulmón. Además, "el pitón perforó también una de las arterias provocando una fuerte hemorragia", explicó después del suceso Jesús Hijosa, alcalde de la localidad, que estos días organiza el certamen de novilladas "Alfarero de Oro".

El fallecido, casado y con dos hijos, murió antes de que la UVI móvil llegara al hospital Virgen de la Salud de Toledo. El malogrado corredor era muy corpulento, lo que le habría impedido refugiarse en los tubos del vallado vertical del encierro, que acababa de comenzar por la calle Ancha de la población. "Difícilmente, una persona de 120-130 kilos de peso puede entrar en los vallados, es algo complicado", lamentó Hijosa sobre la condición física del toledano.

A pesar del suceso, que tuvo lugar en el segundo encierro de las fiestas en honor de la Virgen de las Angustias, los regidores de ambos municipios no tienen previsto suspender los actos festivos en sus pueblos, cuyas fiestas coinciden en el tiempo. El fallecido será enterrado mañana en Mocejón.