«El Puma»: «Quise acabar con el puma y el pavo Fue imposible»

Hoy actúa en el Teatro Häagen-Dazs en su único concierto en España

José Luis Rodríguez «El Puma», ayer, en Madrid
José Luis Rodríguez «El Puma», ayer, en Madrid

Antes de que los metrosexuales poblaran la tierra, los dandis dominaban el cotarro. Pelo en pecho, moreno impecable, J&B con un chorrito de agua y bañados en Brummel. ¿El dueño y señor? José Luis Rodríguez «El Puma», un filósofo ecléctico con muy buen humor. Pero, sobre todo, animal de escenario con méritos sobrados para ser especie protegida que celebra sus más de 40 años sobre el escenario con la gira «Inolvidable», que hoy hace parada y fonda en el Teatro Häagen-Dazs Calderón. Concierto único. Espectáculo impagable. -¿Ve cerca la jubilación?-¿Entrar en un estado contemplativo y vegetativo? No, gracias. Cuando uno piensa en la palabra «retirada», empieza a morir.-¿Cuánto tiene de puma y cuánto de pavo real?-En algún momento quise desligarme de ellos, pero ha sido imposible. Ahora le estoy agradecido a Dios por el seudónimo y la canción. Fue muy generoso conmigo. Hoy forman parte de mi identidad.-También ha sido fiel a su estética, con esas canas milimétricamente atusadas...-Uno es como es y punto.-¿Qué diferencia hay entre un galán de telenovela y un metrosexual?-Si a la ética en el vestir y al cuidado personal se le llama metrosexualidad, todos lo somos. Yo no le exigido al cuerpo más de lo que me puede dar. El cuerpo es para el espíritu lo que la ropa es para el cuerpo. Es un instrumento de comunicación. ¿Para qué estropearlo si es un vehículo para dar a conocer lo que estás haciendo?-Siempre le ha acompañado la polémica en lo personal. ¿Hay ahora un «boom» de la cosa rosa o es un fenómeno permanente?-Nunca quise que mi vida tomara ese rumbo, pero es verdad que, al ser un personaje público, todo lo que hay a tu alrededor repercute y no puedes tener el control de algunos aspectos. La mejor defensa ante los chismes es que te avale tu trabajo. -Tiene fama de mujeriego. Warren Beatty confesó que se acostó con 12.775 mujeres, Julio Iglesias le sigue a la zaga...-Esa competencia la dejo entre Julio y él, yo no me meto.-¿Qué le queda por hacer?-No me atrevo a dirigir en cine y tampoco a actuar en teatro.-Sin embargo, usted más que cantante, es un intérprete, a la manera de Raphael...-A Raphael lo redescubrí en una actuación en Miami y me sorprendió. Es un artista de pies a cabeza. Los dos nos entregamos. -Tampoco es de los que da recitales, lo suyo son conciertos de los de dejarse la piel.-Le doy duro siempre. La vida hay que planificarla como si nunca te fueras a ir, pero vivirla como si hoy fuera el último día.-Creó su propio sello para luchar contra la piratería, ¿venció?-Es una batalla perdida. Todo el mundo tiene derecho a vivir de lo que pueda.