Tu cara me suena

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Además suena muy bien, por fin un programa musical tiene éxito. Este género que fue durante años uno de los puntales en las horas de máxima audiencia de las cadenas televisivas, se vino abajo en los índices de audiencia, y por tanto desapareció. Volvió con «Operación Triunfo», «Mira quién baila» y «Se llama copla», añadiendo al espectáculo musical el concurso. Conocer que el martes «Tu cara me suena» fue el programa más visto del día, durante las casi tres horas que dura el mismo –tuvo una media de 2,6 millones de espectadores, con picos de 4 millones– me llena de alegría. No hay nada que me guste más que los musicales y es un género que tiene que tener su sitio en las cadenas. El éxito que comentamos tenía todas las papeletas para conseguirlo, se acoge a la fórmula de música y concurso. Los concursantes son figuras conocidas y con gran versatilidad. Algo parecido pasa en el jurado, tan importante en estos programas. El martes Santiago Segura dio una lección como showman completísimo, su interpretación de Raphael fue antológica. Qué decir de Toñi Salazar, a la que transformaron de tal forma que era el mismísimo Camarón. Como «quejío» no le falta, resultaba impresionante verla y oírla. Francisco con su poderosa voz se transformó en la más grande, Rocío Jurado, aunque yo diría que estaba entre la chipionera y Montserrat Caballé. El jurado mantiene el ritmo trepidante que hace tan divertido el programa. Carolina Cerezuela, bellísima y divertida; Mónica Naranjo, sofisticada y una gran maestra; Ángel Llacer, muy Boris en sus comentarios; Carlos Latre, genial, está en su mejor momento, abarrota los teatros, su colaboración con Carlos Herrera es de lo más oído en la radio española y le llueven los premios; Manuel Fuentes reaparece y conduce magníficamente el show. Si añado que este éxito lo tiene A3, la felicidad es completa.