El bebé de oro de Hollywood

El bebé de Pe es la estrella del año que acaba de comenzar y eso que vivimos un apoteósico «baby boom», ya que cerca de veinte famosas están encinta, entre ellas, Victoria Beckham, Kate Hudson, Natalie Portman, Ivanka Trump, Alicia Silverstone, Marion Cotillard, Mariah Carey y Selma Blair, entre otras.

herméticosTanto Penélope Cruz como Javier Bardem han permanecido ajenos al revuelo mediático que ha generado su paternidad
herméticosTanto Penélope Cruz como Javier Bardem han permanecido ajenos al revuelo mediático que ha generado su paternidad

Así que pueden quedar para que sus pequeños compartan pupitre en una de las más exclusivas guarderías de Hollywood: Maggy Haves, la misma en la que gatearon los descendientes de Jack Nicholson, Warren Beaty y Annette Bening. En el caso de que Cruz y Bardem opten por un colegio súper exclusivo con seguridad en la puerta, puede escoger entre Curtis, donde estudian sus lecciones los de David y Victoria Beckham, o Berkeley Hall. Aquí se codean los vástagos de Sharon Stone y Silvester Stallone.

Además de escoger el hospital más lujoso de Los Ángeles, también pedirán hora en la consulta del pediatra de confianza de las celebrities. Un bebé requiere tiempo, trabajo y atención y todas las estrellas, aunque algunas lo nieguen, viajan con una «nannie» o dos, con el fin de que se dedique en cuerpo y alma al retoño. Probablemente Pe ya habrá recurrido a Buckingham Nannies para tener ayuda durante sus estancias en EE UU, ya que las personas que allí trabajan prometen no traicionar a su «jefa», ni siquiera a su representante, a cambio de cheques y beneficios «glamourosos», aunque no siempre cuentan con salarios exagerados. «Los Ángeles Magazine» la distinguió por ser la mejor de la ciudad por su integridad, de ahí que no haya estrella que no recurra a sus servicios

Pañales reciclables

Los diseñadores y casas de moda parece que pretenden esquivar la crisis con colecciones para los más pequeños. Marc Jacobs, Jean Paul Gaultier y Dolce & Gabbana ya tienen la suya y la actriz ya puede vestir al pequeño de Gucci. La casa italiana pertenece al grupo PPR, presidido por François Pinault, esposo de Salma Hayek, y acaba de lanzar su primera línea infantil, queha sido presentada por los hijos de Jennifer López y Marc Anthony, Max y Emme. Stella McCartney, firma de la que Salma posee el cincuenta por ciento, también se ha unido a este universo, igual que Carolina Herrera y Tommy Hilfiger.

Fendi y Paul Smith, por su parte, han creado una gama de carritos, así como todos los productos necesarios para el recién nacido. Ralph Lauren también ha abierto RLGang, una curiosa tienda por internet de cuentos, en la que ocho niños de carne y hueso explican cómo fue su primer día de colegio.

Los carritos Bogaboo, versión camaleón, o Stokke Xplory (rondan los ochocientos euros) arrasan. Y si Penélope quiere optar por productos orgánicos, los biberones Evenflo de cristal previenen de todos los males del plástico. Hace años, los pañales de los bebés de las reinas y princesas europeas se cosían con las famosas telas de Holanda, un tejido sólo digno de criaturas ilustres. El hijo de nuestros actores más internacionales no ha nacido con un título nobiliario, pero su llegada al mundo ha sido la más esperada del invierno. Para cuidar el planeta, además, puede comprar los pañales de Bumgenius, a 24 dólares cada uno, aunque eso sí, el interior es reciclable. Durante su estancia en Madrid, también puede hacer un exclusivo recorrido por algunas tiendas infantiles, entre ellas, Petit Bâteau, Du Pareil au Même, Nícoli y Thanks Mum, entre otras.

Si desde hace algún tiempo los lectores de las revistas del cuore prefieren ver a sus actores preferidos acompañados de sus hijos por la calle o jugando con ellos en el parque de turno, en el caso de Pe y Javier será muy complicado, ya que el que posee la nueva casa de la actriz en Beverly Hills está situado detrás de unas rejas, por eso de que no se le ocurra a algún «paparazzi» colarse en universo privado de estrellas.

Escueto comunicado

Y es que, desde que saltó la noticia del nacimiento, todo han sido especulaciones, la tónica habitual de la pareja, que cierra a cal y canto su vida privada. La protagonista de «Vicky Cristina Barcelona» dio a luz el sábado pasado en el centro médico Cedars-Sinai de Beverly Hills. El miércoles su representante en España, Antonio Rubial, envió un brevísimo comunicado a los medios: «Penelope Cruz y Javier Bardem dieron la bienvenida a su primer hijo la semana pasada. Tanto el bebé como sus padres se encuentran en perfecto estado de salud y muy felices». Supimos que se trataba de un niño sin que trascendieran más detalles del parto, su peso o los centímetros del bebé. Ahora la pregunta es cuál es su nombre y si algún día lograremos ver el rostro del pequeño. Al parecer, no llevará el apellido Bardem, sino el de su abuelo paterno, Encinas. En cuanto a sus padrinos, es muy probable que no tenga, ya que los intérpretes no son católicos practicantes. Pe se acerca más al budismo y Javier se proclama independiente en ese aspecto. En cualquier caso, sí contará una nana escrita por el gran amigo Bono, de U2, royalties incluídos.

La primera instantánea de la madre con el pequeño valdría millones de euros, aunque no es probable que acceda, ni que llegue a un acuerdo con una revista. Penélope y Javier no sueltan prenda sobre su vida privada y evitan hablar con los «paparazzi». Sin duda, su carácter uraño con la Prensa del corazón poco tiene que ver con la cercanía, por ejemplo, Miranda Kerr y Orlando Bloom, ya que la modelo escribió en su blog poco después de dar a luz: «Ha sido un parto difícil y largo. No he recibido ningún tipo de medicación». O como Kelly Preston, quien explicó en la televisión que en el suyo había primado el silencio, como dictan los cánones de la Cienciología.

La revista «¡Hola!» publicó la exclusiva mundial ilustrada con las primeras imágenes de los familiares de los actores camino del hospital, entre ellos, Mónica Cruz y su novio, el también actor Álex González, Encarna y Eduardo, los padres de la actriz, así como Pilar Bardem en Barajas a punto de embarcar con destino a Los Ángeles. Además, según ha sabido LA RAZÓN, la publicación ha pagado una fortuna a los fotógrafos apostados en los alrededores del centro hospitalario para quitarse de encima a la competencia.


El detalle: los hermanos Cruz, de campaña en Hollywood
Ningún publicista de Hollywood habría imaginado mejor estrategia de márketing para impulsar la carrera de toda una familia. Y es que en torno al nacimiento de Pe, todo parecen ser buenas noticias en lo personal, que podrían tener repercusión inmediata en lo profesional. Así, el bebé no ha venido con un pan debajo del brazo, sino con la primera estrella en el paseo de la fama para una actriz española. ¿Más pruebas? Mónica Cruz parece afianzar su relación con el actor Álex González, fichaje de la nueva entrega de «X-Men», lo que podría abrirle alguna puerta a ella también. Aunque quien parece tener un pasaporte a la fama norteamericana es Eduardo, el pequeño del trío familiar, que ya no esconde sus cenas íntimas con la actriz Eva Longoria.