Barcelona cifra en 240000 € los desperfectos causados por los «indignados»

El Ayuntamiento de Barcelona ha valorado en 240.000 euros los daños causados en la plaza de Cataluña desde el inicio de la acampada de los 'indignados', los últimos de los cuales han sido desalojados esta madrugada pacíficamente por la policía, que ha identificado a 160 de ellos.

Los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana han desalojado esta madrugada sin incidentes a los 'indignados' que habían decidido permanecer acampados en la plaza de Cataluña de Barcelona pese a las decisión adoptada por la mayoría de ellos de levantar la acampada.

La teniente de alcalde de Seguridad en funciones, Assumpta Escarp, ha valorado, en declaraciones a Efe, como "un buen dispositivo conjunto"el operativo policial y de limpieza que ha permitido desalojar la plaza y ha destacado que se ha llevado a cabo tras cinco sesiones de negociaciones que resultaron infructuosas.

"Buscábamos la mejor solución y que tomasen ellos mismos la decisión"de dejar la plaza, ha recordado Escarp, que ha resaltado que el grupo de acampados ya no contaba con el apoyo del movimiento 15-M.

Escarp ha destacado la excelente coordinación entre los cuerpos policiales y los servicios de limpieza municipales, que ya han empezado a recuperar el aspecto normal de la céntrica plaza de la capital catalana.

Esta misma mañana, los jardineros de Parques y Jardines han empezado a restaurar los parterres de la plaza, que desde el 15 de marzo estaban ocupados por las tiendas de campaña de los indignados y por improvisados huertos plantados por los jóvenes acampados.

A lo largo de varios días, los empleados municipales tendrán que reparar también las fuentes de la plaza y pulir el suelo.

Escarp ha agradecido a los representantes del movimiento 15-M los esfuerzos que hicieron para negociar la salida de la plaza de los que discrepaban de la decisión de la asamblea del movimiento y ha destacado que durante la intervención policial de esta madrugada no se han producido enfrentamientos.

El alcalde en funciones de Barcelona, Jordi Hereu, firmó ayer un decreto autorizando la intervención policial de desalojo tras no fructificar las negociaciones y comunicó a la fiscalía la decisión de poner en marcha el dispositivo policial para recuperar la plaza para su uso público.

El desalojo se ha llevado a cabo alrededor de las 02.15 horas de la madrugada, cuando varias decenas de furgones policiales han rodeado la plaza y la Guardia Urbana ha advertido con un megáfono a los acampados de que disponían de un plazo de 15 minutos para abandonar el lugar.

Tras recordar a los concentrados la ordenanza municipal sobre la utilización del espacio público, les ha advertido también de que los objetos de valor que quedasen en la plaza serían intervenidos.

Los acampados han decidido entonces abandonar el lugar sin ofrecer ninguna resistencia y poco después los equipos municipales de limpieza han empezado a retirar las cosas que habían dejado los últimos acampados y a limpiar la plaza.