Juegos Olímpicos

Phelps se aleja del olimpo

La «bala de Baltimore» parecía imbatible. Todos lo parecen cuando copan la cima de la élite, pero el sueño del olimpo deportivo es momentáneo y ya ha comenzado a trazarse el natural camino de la sucesión. El candidato es el también estadounidense Ryan Lochte

Ryan Lochte obtuvo el oro en 200 metros estilos
Ryan Lochte obtuvo el oro en 200 metros estilos

Ayer, firmó una doble proeza en los Mundiales de Natación que se celebran en Shanghái: oro en 200 estilos con una marca de 1:54.00 y nuevo récord mundial. Lochte ya suma dos victorias absolutas en la capital asiática y el espectacular tiempo significó la reducción de su propia plusmarca, obtenida en 2008.

Phelps, el único nadador capaz de conseguir ocho oros en unos Juegos Olímpicos, los de Pekín, vio cómo ayer se le escapaba la medalla por 16 centésimas. Tiene más metales que su compatriota en Shanghái: oro en los 200 mariposa, plata en los 200 libre, plata en los 200 estilos y bronce en el relevo 4x100 libre, pero fue batido una vez más por su «enemigo», la segunda esta semana. Su dominio se limitó a los 50 primeros metros de la prueba, los que se nadaron a mariposa, su especialidad y estilo en el que posee la mejor marca del mundo.

La frustración también persigue a la nadadora española Merche Peris. Obtuvo la octava plaza en los 50 metros espalda, o lo que es lo mismo, llegó la última.

«He hecho una salida horrenda», afirmó. Este punto es precisamente el fuerte de la nadadora de Gandía que sostuvo que el fallo fue el salto. «Terrible, no ha tenido nada que ver con el tiempo de reacción al entrar en el agua, ha sido el salto». Después, «sólo veía espuma , espuma, espuma y he llegado octava, bueno, al menos lo he luchado». Aceptó su derrota sin ambages, «hacer 28.4 está muy mal». El mejor tiempo, 27.7, fue para la rusa Anastasia Zueva. «Sabía que si mejoraba mi marca podría haber quedado entre las mejores, pero hay que hacerlo y no es cosa fácil». Tras la reflexión, el propósito de enmienda. «En fin, lo he intentado, he nadado una final y ahora toca analizar los errores para mejorar».