El PSOE orilla sus debates y carga contra el PP para arengar a sus tropas

Nada como arengar a la tropa para insuflar ánimo en la deprimida militancia. El PSOE pasa a la ofensiva y recupera la más ácida de las críticas contra el adversario como último recurso para despertar a una durmiente organización resignada a la derrota

.
.

La primera jornada de la convención municipal se saldó ayer con algunas señales que evidencian por dónde camina la nueva estrategia socialista: hablar de lo que interesa a los ciudadanos «y no a los socialistas» (pidió Chaves para por enésima vez cortocircuitar el debate sucesorio), dar la cara por el PSOE y atizar al PP todo lo que se pueda. Las ideas fuerza del fin de semana las trasladaron al alimón el presidente del PSOE, Manuel Chaves, y el vicesecretario general, José Blanco. El primero aleccionó a los más de 2.500 alcaldes y concejales congregados en el FIBES de la capital andaluza para que no caigan en la trampa del PP de querer convertir las elecciones del 22-M en algo que no son, esto es, un plebiscito sobre Zapatero. Pero también les pidió que reivindicaran las grandes reformas de España, cuya paternidad atribuyó en exclusiva a su marca política.

Pero la verdadera doctrina socialista y la carga más dura contra los populares la distribuiría minutos más tarde Blanco cuando pidió a los suyos que marquen la difierencia con el adversario y den la cara por el PSOE porque esta encomienda es, a su juicio, un «acto de reivindicación social y política, una forma activa de vencer al conformismo». El desestimiento del socialismo, advirtió, es la única baza que tiene el PP y alcaldes y candidatos han de «salir a combatirla». Aún iría más lejos cuando acusó a Javier Arenas y a Mariano Rajoy de «ser incompatibles con la democracia» y tener «la mente tan en blanco como su hoja de servicios a España». Ni Blanco ni Chaves hicieron una sola referencia al liderazgo de Zapatero ni al debate sucesorio como ocurrió en la conferencia autonómica de Zaragoza para no desviar el tiro.: «Donde la derecha gobierna hasta el aire sigue siendo irrespirable. Gallardón y Rajoy tienen los mismos humos y emiten las mismas señales contaminates».

El vicesecretario general del PSOE desempolvó incluso los «hilillos del Prestige» para desacreditar al partido de la gaviota. Y eso que dicen en la dirección que sus encuestas internas dibujan un panorama electoral municipal muy similar al de 2007 y que además no registran trasvase de voto del PSOE hacia el PP. Quién lo diría tras escuchar a Blanco invocando a Felipe González y a Alfonso Guerra, que son dos de los nombres que más movilizan a la deprimida militancia socialista. Queda claro que la movilización pasa además por orillar sus debates internos, pese a la insistencia de los barones, y sus líos con el PSM y Andalucía.

Hasta aquí la estrategia. Pero como Sevilla fue el marco elegido para la gran cita local, aunque fuera de puntillas, algo había que decir sobre Mercasevilla y los ERE fraudulentos. Así Chaves defendió que mientras el PSOE «expulsa a los que meten la mano en la caja, el PP los vitorea», y luego propuso articular mayores y más eficaces instrumentos de control contra la corrupción en los ayuntamientos. Fue una de las propuestas que hizo en el transcurso de la mesa redonda que moderó bajo el título «Nuevas formas de Gobierno local», y en la que emplazó a los alcaldes a ser «modélicos» y «combatir la corrupción». Más firme se mostró el alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, cuando pidió a su partido que tenga una posición «clara y radical» contra la corrupción, diga bien alto que «basta ya» de esa lacra y persiga cada vez con más fuerza esas actuaciones. Hoy, cerrará la «fiesta» Zapatero.


Ni imputados ni condenados en las listas
Si de la convención autonómica apenas salieron propuestas, en la municipal sí las hubo. Hasta 26 compromisos. Éstos son algunos sobre transparencia:
- Publicar las rentas y los bienes no sólo de los cargos electos sino también de los directivos y personal de confianza.
- Homologar los sueldos de los alcaldes.
- No incluir en las listas a imputados ni condenados por corrupción o enriquecimiento.
- Reducción de altos cargos y personal de confianza.
- Contratación conjunta de servicios entre distintos ayuntamientos.
- Publicar las rentas y los bienes no sólo de los cargos electos sino también de los directivos.
- Inmediatez, agilidad y firmeza con la corrupción.