Los socialistas invitan a los populares a dar explicaciones y pedir disculpas

SEGOVIA/SORIA- Si el PP celebraba ayer su Congreso Autonómico en el que Herrera era reelegido como presidente del PP, los socialistas contratacaron con una intensa jornada, repleta de actos y actividades. Segovia y Soria fueron los escenarios elegidos para azuzar contra el PP y el Gobierno de España, con la presencia de los dos cabezas visibles del socialismo castellano y leonés.

En la capital del Acueducto se celebraba el XII Congreso Provincial del PSOE de Segovia, en el que salía reelegido Juan Luis Gordo bajo la atenta mirada y el respaldo del secretario de Organización, Óscar López. Mientras que en Soria, el líder regional Julio Villarrubia rendía homenaje al militante del PSOE más veterano de Soria, Luis Cabrejas, que se afilió al partido del puño y la rosa en 1944.

En este acto, Villarrubia se despachó a gusto contra el Gobierno del PP en Castilla y León, al que exigió que dé explicaciones sobre la desviación del déficit y que pida disculpas a los castellanos y leoneses «porque estamos hablando de mucho dinero». El también diputado por Palencia denunció que el PP no puede apelar a la herencia recibida por parte del Gobierno de Zapatero «porque -dijo- el testamento y los herederos están en su casa». De la misma forma, el otrora líder del PSOE de Castilla y León, Óscar López, echaba en Segovia la culpa del elevado déficit en España a los gobiernos autonómicos del PP en Madrid, Valencia y Castilla y León, a los que acusaba también de «hacer trampas al solitario para ocultar una deuda que ahora grava a todos los españoles». López hizo balance de los cien primeros días del Gobierno de Rajoy, que calificó como cien días «de mentiras, de injusticias y de ineficacia», y acusó a los miembros del Gobierno de gobernar «como pollos sin cabeza, sin propuestas, y solo con ideología». Finalmente, Villarrubia pedía «coherencia» a Herrera «para intentar salvar el Estado de Bienestar», y le tendía la mano para lograrlo en los presupuestos de este año. «Aunque nuestra posición sea contraria en estos presupuestos -destacaba- pondremos en valor su esfuerzo si de verdad intentan salvar todo lo posible la educación, la sanidad o los servicios sociales dentro de las dificultades que hay».