El «puente de plata» de Eguiguren a Batasuna incendia el PSOE

El ministro asegura que el líder del PSE está «equivocado» n López también da un golpe en la mesa y le recuerda: «La política contra ETA la lidero yo» 

Jesús Eguiguren y Patxi López
Jesús Eguiguren y Patxi López

BILBAO- Conciso. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, manifestó ayer que el presidente del PSE, Jesús Eguiguren, está «profundamente equivocado» cuando plantea que Batasuna deje de ser ilegal. A su juicio, el dirigente vasco «suele tener buenas ideas», pero afirmó que «ésta de hoy no es buena». Además, quiso dejar claro que el Gobierno «no va a ir por donde él dice».

 

Eso sí, no fue el único que quiso aclararle las cosas a Eguiguren. El lendakari, Patxi López, dejó a un lado los paños calientes de días anteriores y dio un golpe de autoridad en la Cámara de Vitoria, ante la presencia en su escaño del presidente del PSE al asegurar que es él quien lidera y marca la política antiterrorista del Gobierno vasco «y no ha variado».

 

El lendakari aseguró que no comparte las reflexiones «personales» de Eguiguren y echó por tierra sus últimas propuestas, que estarían recogidas en un documento trasladado al PSE en el que sugiere la posibilidad de legalizar a Batasuna para que se distancie de ETA e incluso la reinserción de presos. Esta última aportación de Eguiguren, que ya abrió el melón de la polémica la semana anterior al instar al lendakari a adoptar un papel más activo en el debate interno de la izquierda abertzale y ante un hipotético final de ETA que él cree inminente, llevó ayer a López a eliminar cualquier duda sobre la estrategia de su Ejecutivo, basada en la lucha contra ETA sin cesiones y en mantener la «puerta cerrada» de las instituciones a Batasuna mientras no se distancie de la violencia.

 

«Hay principios a los que no voy a renunciar», remarcó. El lendakari advirtió de que no ofrecerá «una pista de aterrizaje» a la izquierda abertzale para recuperar su legalidad mientras no se desvincule de ETA. «Son ellos los que tienen que dar los pasos, que no esperen que los demócratas les resolvamos sus problemas», señaló. Tras afirmar que «la paz y la libertad no tienen precio político», López destacó que sólo espera de Batasuna hechos, y no «palabras, ni espíritus, ni declaraciones».

 

Y es que su socio preferente es lo que le exige a su vez, «hechos» que desautoricen las «irresponsables» reflexiones de Eguiguren y no sólo meras palabras. El número dos del PP vasco, Iñaki Oyarzábal, avisó de que «ya no valen ni el desmarque ni el reparto de papeles dentro del PSE» y recordó al lendakari que el pacto PSE-PP es «para derrotar a ETA en todos los frentes». Oyarzábal avisó a los socialistas de que tendrán al PP «enfrente» si se mantienen «contactos» con la izquierda abertzale, se les permite «colarse» en las próximas elecciones y si se produzcan «movimientos de presos».

 

Un final «próximo»

 

Desde el PNV, Joseba Egibar, durante su interpelación parlamentaria al lendakari en la que aludió a los análisis de Eguiguren, pidió a los socialistas que se aclaren de una vez. Y a Patxi López le instó a ser más flexible y a que «ajuste» su estrategia respecto a ETA y la izquierda abertzale «al nuevo escenario que puede abrirse después del verano», sin precisar más. Un horizonte que también apuntó el parlamentario de EA, Jesús Mari Larrazabal, quien vaticinó que «el final de ETA puede estar muy próximo».En el punto de miraAhora las miradas están puestas en el acto político conjunto que celebrarán EA y la izquierda abertzale el próximo domingo al mediodía en el Palacio Euskalduna de Bilbao. El acto contará con la presencia de toda la ejecutiva de EA y de destacados portavoces de la izquierda abertzale y servirá para visualizar la alianza entre ambas formaciones. Aralar reclamó a Batasuna que en esa cita dé más pasos en la «defensa explícita» de los derechos humanos.