Vera aplaude al pregonar los Santos Toros el empeño de los sepulvedanos

Cientos de jóvenes muestran su alegría y entusiasmo en la «capital mundial del lechazo».

José Antonio Vera, acompañado en el balcón consistorial por Silvia Clemente, Francisco Vázquez y Javier López
José Antonio Vera, acompañado en el balcón consistorial por Silvia Clemente, Francisco Vázquez y Javier López

Segovia- El director de Publicaciones de LA RAZÓN, José Antonio Vera, aplaudió el empeño de los sepulvedanos al pregonar la Fiesta de los Santos Toros. Así lo hizo, durante el discurso que lanzó, en el que definió «la de Sepúlveda» como «la Historia de España misma», porque la localidad está «sobrada» de acontecimientos, desde la Edad del Hierro celtibérica a los cónsules romanos. Desde la ocupación visigoda al Medievo. Desde Alfonso III a Almanzor. Vera, quien estuvo arropado por la consejera de Agricultura y Ganadería de Castilla y León, Silvia Clemente, y por el presidente de la Diputación de Segovia, Francisco Vázquez, entre otras autoridades, recordó que «Sepúlveda le paró los pies a Napoleón en su avance hacia Madrid, y por eso fue asediada por las tropas francesas y su territorio defendido desde las cuevas del Cañón del Duratón».
El periodista, habitual tertuliano en radio y televisión -se le puede escuchar en Onda Cero y Antena 3-, se refirió igualmente a la Batalla de Candespina, que dio como resultado la independencia de Portugal y la incorporación del municipio segoviano a la Corona de Aragón, a la par que destacó su papel en la expulsión de los judíos y la soberanía al fin de los Reyes Católicos. «Historia en cada calle y en cada casa, en cada rincón de esta Villa, declarada Conjunto Histórico por el valor de sus seculares obras, y por el arte que aglutinan».

 

Naturaleza y gastronomía
No olvidó José Antonio Vera la rica naturaleza de la zona: «hablar de Sepúlveda, es también hablar del Parque Natural de las Hoces del río Duratón, con cañones, bocanas y oquedades espectaculares», y una de las mejores reservas de buitre leonado de Castilla y León, de España y del mundo entero.
Tampoco obvió la composición del municipio, que agrupa otras diez aldeas, como son Aldehuelas de Sepúlveda, Castrillo de Sepúlveda, Consuegra de Murera, Duratón, Hinojosas del Cerro, Perorrubio, Tanarro, Vellosillo, Villar de Sobrepeña y Villaseca, que celebran «como propias que son, las Fiestas de Sepúlveda».
Con respecto a la fiesta de los Santos Toros, afirmó que «se sitúa en la raíz de la tradición más española», con encierros de astados y novillos, además de toros inofensivos para los más pequeños. Una celebración que, permite sacar la alegría y entusiasmo de los asistentes, a pesar de los malos tiempos que corren. Siempre, «huyendo de los excesos que, por desgracia, se dan en otros lugares». Al respecto, invitó a «respetar a los bienes públicos que embellecen a esta hermosa villa y todo cuanto al bien común atañe, como conviene a un pueblo tan alegre, discreto y a la vez bullicioso como Sepúlveda».
Por último, Vera hizo alusión a la gastronomía, refiriéndose a Sepúlveda como capital mundial del lechazo, además de alabar las bondades del ponche segoviano y las «gildas».