África

Túnez: tensión entre laicos e integristas

La Policía tunecina disolvió esta noche a un grupo de jóvenes extremistas religiosos que intentó de forma violenta poner fin a una acampada de laicos tunecinos en contra el proyecto de repartición de poderes de la Asamblea Nacional Constituyente, según presenció Efe esta noche.

Al menos unos 200 jóvenes fueron disueltos por las fuerzas del orden cuando lanzaron piedras a más de 250 integrantes de una acampada que desde el pasado miércoles protesta contra un proyecto de Ley para la repartición de los poderes públicos que prepara la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Las fuerzas del orden ordenaron a los acampados entrar en las tiendas de campaña para protegerse de la lluvia de piedras que caían sobre ellos mientras lanzaban gases lacrimógenos de forma masiva contra el grupo de fundamentalistas que se acercaba al lugar.

Los islamistas realizan aún tácticas de guerrilla urbana dispersándose y agrupándose en pequeños grupos en el barrio de El Bardo, en donde se encuentra la sede de la ANC.

Varios de los acampados sufrieron heridas leves a consecuencias de las pedradas.
Uno de los organizadores de la acampada contra el proyecto de Ley, Samir Esgair, declaró a Efe que la acampada de protesta continuará por cuarta noche consecutiva y aunque muchos se han retirado por miedo a los integristas, pero al menos 80 personas siguen en el lugar protegidos por la policía.

Durante todo el día de hoy miles de manifestantes de todas las tendencias del islam político del país se han manifestado contra esta acampada que critica los planes de gobierno del Movimiento Al Nahda, vencedores de las pasadas elecciones con 89 diputados en la ANC.

Al Nahda demandó a sus militantes la no asistencia hoy a la manifestación contra la acampada y su portavoz, el abogado Nuredín El Behiry, se plantó en el lugar de los hechos esta tarde para intentar deshacer la manifestación de los diferentes sectores islamistas.

El grupo violento de 200 jóvenes esperó a la noche para atacar a los acampados.
La acampada fue organizada por una docena de asociaciones de la sociedad civil y algunos partidos laicos de izquierda para protestar contra el proyecto de ley que regulará las tres presidencias del país: Estado, Gobierno y ANC.

Estos sectores consideran que el proyecto que será votado el próximo martes "es absolutista porque ofrece todo el poder al presidente del Gobierno y relega al del Estado a un papel decorativo", según opinó Rami Esgair, fundador de la asociación 24 de Octubre.