Una decena de muertos en nuevos bombardeos y ataques contra civiles en Siria

Una decena de personas fallecieron hoy en Siria en nuevos bombardeos y ataques contra civiles lanzados por las fuerzas del régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, denunciaron varios grupos opositores.

La mayoría de las víctimas se registraron en la provincia meridional de Deraa, donde estallaron las primeras protestas contra Al Asad, en marzo de 2011, y en la región septentrional de Idleb.

En esta última, en la localidad de Jan Sheijun, seis observadores de la ONU fueron rescatados hoy y llevados a su base de Hama (centro), después de que el martes uno de sus vehículos resultara dañado por la explosión de una bomba casera, según la ONU.

El activista de Jan Sheijun Muyahid al Daguim explicó a Efe en conversación telefónica que "poco después de que fueran evacuados los observadores las fuerzas empezaron a atacar con morteros la ciudad".

En este nuevo ataque resultaron heridos al menos cuatro mujeres y cuatro niños, agregó el activista, que señaló que en estos momentos la tranquilidad ha vuelto a la localidad. En esa localidad, cinco personas murieron por disparos de ametralladora, entre ellas un menor, un civil y tres rebeldes, según denunció el grupo opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Mientras, en Deraa otras cuatro personas perdieron la vida por los ataques del régimen, según el OSDH y los Comités de Coordinación Local. Además, la población de Al Rastan, en la provincia central de Homs, ha sido blanco de un intenso bombardeo, en el que ha muerto por lo menos una persona.

De acuerdo con los datos de la ONU, desde marzo de 2011 más de 10.000 personas han perdido la vida en Siria por la violencia, unas 230.000 se han desplazado de forma interna y más de 60.000 han buscado refugio en países limítrofes, como Turquía y Líbano.