MENÚ
domingo 16 junio 2019
17:30
Actualizado

HALLOWEEN / AVALANCHA EN EL MADRID ARENA

Una bengala desató la tragedia

Tres chicas mueren y dos están en estado crítico tras una estampida en un concierto. La Policía rastrea los vídeos para imputar homicidio a los que lanzaron los cohetes. El Ayuntamiento se personará en el juicio si los organizadores son responsables.

>  LAS DOS JÓVENES HERIDAS CONTINÚAN MUY GRAVES

> Galería de imágenes

  • Imagen de uno de los pasillos atestados de gente del Madrid Arena
    Imagen de uno de los pasillos atestados de gente del Madrid Arena
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

01 de noviembre de 2012. 15:38h

Comentada
Madrid. 1/11/2012

MADRID- La «atmósfera tétrica gracias a los efectos visuales y sonoros» que prometían en su web los organizadores de la fiesta «Thriller Music Park» se cumplió demasiado a rajatabla. La noche de «Halloween» celebrada en la madrugada de ayer en el Madrid Arena no pudo ser más terrorífica. El gancho de la empresa Diviertt S. L., organizadores del evento, fueron los dos DJ más populares entre los jóvenes, «Steve Aoki» y «Ed is Dead», entre otras sesiones de música electrónica, a un precio de tan sólo 25 euros. El éxito estaba garantizado y la gran afluencia de gente (gente muy joven) comenzó a notarse ya antes de las nueve de la noche en la línea 10 de Metro, cuando riadas de personas comenzaban a llegar al festival disfrazados y haciendo botellón ya en el suburbano. Todos tenían parada en la estación de Lago. Hasta allí llegaron también otros miles de jóvenes en coche quieres tras pagar 10 euros por el párking, comenzaron a hacer botellón en las inmediaciones antes de entrar. Según fuentes municipales, la «Thriller Music Park» vendió para la noche del miércoles 9.650 entradas, es decir, no se llegó a completar el aforo, previsto para 10.600 asistentes. La seguridad privada del evento no supervisó en los flitros de entrada a los jóvenes ni tan siquiera solicitaban el DNI, por lo que entraron menores y colaron, entre otras cosas, petardos y bengalas.

A pesar de todo, la noche transcurrió más o menos en orden hasta las cuatro de la madrugada. En ese momento, varios jóvenes lanzaron petardos dentro del recinto, lo que fue confundido por algunos asistentes con detonaciones por arma de fuego. El exceso de volumen y la magnitud del recinto hizo que sólo una pequeña parte de los miles de asistentes a la fiesta se vieran presos del pánico y trataran de salir en masa por uno de los vomitorios que dan a la salida.

El pasillo se convirtió en una ratonera en la que los jóvenes no podían salir al exterior ni retroceder a la pista del pabellón. Sin embargo, quienes estaban más lejos de salida empujaron el tapón  provocando caídas. A pesar de que había gente en el suelo, cientos de jóvenes quisieron salir por el pasillo, pasando por encima de los cuerpos y aplastándolos, provocando axfisias y ataques de ansiedad. Ocurrió sobre las cuatro de la madrugada. Cinco jóvenes fueron aplastadas y atendidas por parada cardiorrespiratoria, una de ellas menor. Tres de ellas fallecieron y otras dos permanecían en estado crítico al cierre de esta edición.

El Grupo V de Homicidios de la Policía Nacional se hizo ayer cargo de la investigación. Los agentes tomaron declaración en dependencias policiales a los organizadores del evento y a varios testigos del suceso y buscan a los autores del lanzamiento de petardos y de la bengala (a través del visionado de  las cámaras de seguridad y los testimonios recogidos). Podrían ser imputados por un delito de homicidio imprudente, según fuentes policiales. El Ayuntamiento de Madrid comunicó ayer que se personará como acusación particular si la empresa organizadora es responsable de los hechos. El equipo de Gobierno municipal, a través de «Madrid Espacios y Congresos» alquiló a Diviertt el recinto de Madrid Arena por 47.000 euros. Según el contrato, los organizadores son los encargados de garantizar la seguridad (había más de un centenar de vigilantes) y la asistencia sanitaria en el evento. Sin embargo, tras la tragedia, los sanitarios se vieron desbordados y llamaron a los facultativos del Samur, que no pudieron hacer mucho más por salvar a las chicas y se encargaron del traslado a los hospitales.

Entradas falsas
Otra de las cuestiones que investiga Homicidios es si puediron venderse entradas falsas y, de este modo, haber superado el aforo establecido de forma ilegal. Puede que esta responsabilidad también recayera sobre la empresa organizadora al no haber comprobado la autenticidad de los tickets a la entrada del recinto.

Y es que la afluencia de gente es uno de los puntos más criticados ya que son muchos los testigos que aseguran que se duplicaban los 10.000 asistentes. Incluso uno de los DJ, «Ed is Dead», dio ayer las gracias a través de su perfil en una red social a los «20.000 que os lo bailasteis todo en el ThrillerMPark». La gran estrella, Steve Aoki, suspendió la sesión que tenía prevista para ayer en Bilbao y, también desde Twitter, expresó sus condolencias y lamentó no haber sabido la noticia para haber dado por terminado su show.

El titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, que se encontraba ayer de guardia, se hizo cargo de las diligencias de investigación, tras encargarse del levantamiento de los cadáveres.

 

Imágenes desde todos los ángulos
Desde arriba, desde ambos lados del túnel... cientos de objetivos captaron el enorme tapón que se produjo en una de las salidas del Madrid Arena. En algunos de estos vídeos incluso, se grabó también como algunos jóvenes tiraron bengalas. Pueden verlos en www.larazon.es

 

Últimas noticias